EL VERDADERO TRIUNFADOR EN ANDALUCIA: EL ABSTENCIONISMO

abstencionismoFuente de la imagen: Cuba Ahora

58,65% este es el dato y lo remarco con negrita de participaron en estas pasadas elecciones andaluzas, un dato que deja en evidencia un aspecto fundamental: el hastío y el cansancio que tienen las clases populares no solo de Andalucía si no del conjunto del Estado en general, de unos políticos profesionales y unas estructuras políticas que aburren hasta el  individuo más político de una cuadrilla de amigos.

La situación lejos de interpretarse desde el punto que se merece, ha gravitado en torno a la irrupción de VOX en el parlamento andaluz, según fuentes de EL MUNDO: “De las 6.788.332 personas que estaban llamadas a votar, 3.691.859 han ejercido su derecho, lo que representa el 58,65% Jaén es la provincia con mayor participación con el 63,30%.”. Como podemos observar y no es dato a ignorar 3.096.473 no han acudido a votar, lo cual supone el 41,35 % del censo electoral restante. Dato que por cierto, deja cortos los 395.012 votos que ha conseguido VOX en estas elecciones; sin querer restar importancia o interés a la irrupción de la extrema derecha es de rigor decir a renglón seguido si queremos hacer una radiografía real de la sociedad andaluza, que es mucho mayor el número de personas en Andalucía que no apoyan a esta opción ultracristiana, machista y neoliberal que las que sí lo hacen. Como dato a ofrecer, decir que solo el 5,8 % del censo total ha elegido a VOX como su opción política lo cual significa que el 94,2% restante la ha rechazado, ya sea por no haber ido a votar o por votar a otras opciones políticas.

Volviendo a la raíz de lo que pretendo expresar en estas líneas y tras un breve repaso de los datos que se dieron en la jornada electoral, es importante remarcar como la sociedad cada vez con más fuerza rechaza los procesos electorales burgueses utilizando la abstención como una postura política de inconformismo con el sistema actual. También y no pretendo hacer una banalización del asunto, son muchos y muchas las que se quedan en casa por puro pasotismo. Sea como fuere, los datos invitan a una reflexión profunda al igual que a la conjetura de que dichos porcentajes pueden suponer el sustrato perfecto para la construcción de una alternativa libertaria, no ya para la totalidad de las personas abstencionistas, si no para el porcentaje de las mismas que ejercen dicha práctica como protesta ante el sistema de miseria que nos imponen los bancos y los grandes capitales con la connivencia de los partidos políticos y los sistemas parlamentarios.

No es un secreto que tomar el poder político no sirve de nada si no tienes el poder, o mejor dicho el contra-poder, en materias como el trabajo, la gestión de residuos, la sanidad, la educación, la autoprotección, la alimentación o la vivienda, por poner algunos ejemplos evidentes. Dicha situación se ha hecho evidente en lugares como Grecia pero también a nivel micro en muchos municipios que fueron abordados por candidaturas municipalistas y donde con el paso del tiempo dichos proyectos que se tildaban de transformadores, se han visto ahogados por las contradicciones que vivían a diario o directamente han sucumbido a la hipocresía política de la que siempre han hecho gala los partidos tradicionales.

La caída de Podemos y sus confluencias en Andalucía ha sido desde mi punto de vista un ejemplo más del desengaño al que se llevan años enfrentando muchas de sus votantes potenciales o los movimientos sociales que en el pasado les apoyaban, según fuentes de El País: “La lista encabezada por Teresa Rodríguez ha obtenido 581.000 votos, menos de los que consiguió esta misma candidata hace tres años antes de haber integrado Izquierda Unida, que obtuvo 274.000 electores; casi un tercio de los votos de 2015 se han quedado por el camino”. Esta realidad nos invita a pensar en otras formas de entender y hacer política al estilo de lo que nos proponía en un pasado cercano el Movimiento del 15 de Mayo. De nuevo y una vez más el tiempo nos vuelve a dar la razón a los y las libertarias, la política profesional y la participación institucional no tiene por donde cogerse, tampoco en los Ayuntamientos, por mucho que algunos y algunas en el pasado depositáramos algún tipo de fe en las doctrinas de Bookchin en torno al municipalismo libertario. Dicha propuesta ve viable la conformación de una red libre de municipios tras la toma de los Ayuntamientos, mi conclusión tras mi corta experiencia ha sido muy distinta; sus leyes, represión y mecanismos internos nos enseñaron que pese a la literatura y a la historia, si alguien representa los cimientos y el sustrato del Estado Moderno, ese alguien es el municipio con sus interventores, su red de abogados y su no menor dependencia económica de los presupuestos estatales.

No pretendo en este artículo volver a razonar sobre lo que llevo ya varios años presentando como alternativa y sobre la que ya tanto he escrito, pero sí destacar que este tipo de acontecimientos lo que vienen a representar es esperanza. Donde muchos y muchas ven abismo, otras vemos un atisbo de ilusión por estructurar una oportunidad de cambio alejada de lo que ya conocemos, un contexto de actuación donde nosotras y nosotros seamos los propios protagonistas de nuestras vidas y de nuestros actos cotidianos. No olvidemos que somos dueños y dueñas de las herramientas que pueden generar dicha realidad debido a que son nuestras manos, piernas y cerebros aquellos que alimentan y engrasan su sistema y su forma impuesta de vida y muerte.

Por último, me gustaría destacar que es un ejercicio de seriedad no banalizar el nacional socialismo con las ideologías ultras de extrema derecha que anclan su discurso en la unidad nacional, “las tradiciones” repulsivas como la caza o los toros, los discursos patriarcales u homófobos o la Europa cristiana, con aquellos grupos que existen y algunos hemos sufrido en nuestros territorios y que sí encarnan los ideales nacional socialistas ,los cuales por cierto, no asumen en su totalidad grupos como VOX, grupo este último el que principalemente y por poner un ejemplo, focaliza su discurso anti-inmigración contra la comunidad musulmana. Decir a renglón seguido, que VOX nunca negará su definición como partido de derechas, por el contrario, partidos como España 2000 o Democracia Nacional si hacen gala de esa famosa frase que viene a decir: “Ni de izquierdas ni de derechas, somos españoles”. Es muy importante enunciar como otro dato diferenciador, que unos como es el caso de VOX, encuentran su nicho electoral en personas de más de 50 años o pijos pro-franquistas y por el contrario partidos como España 2000, encuentran su base en jóvenes de 18 a 30 años y se nutren de personas que han militado en grupos ultras que son de todo menos franquistas; ya que como muchos sabréis el franquismo no era un movimiento etnicista. En definitiva, España 2000 o el Hogar Social si que se encuadran en un línea racialista, paneuropeista y para nada neoliberal- como son las ideas que por cierto propugna VOX en materia económica no muy distantes de las del PP o Ciudadanos-, si no que muy al contrario, defienden un Estado social y nacional profundamente proteccionista y en su última fase de partido único. Con esto que acabo de desmigar lo que intento transmitir al lector o lectora, es que podemos y debemos de luchar contra la lacra que supone VOX, pero de igual manera es una obligación de todas y de todos, llamar a las cosas por su nombre para no caer en el infantilismo político que puede hacer pasar desapercibidos a aquellos grupos que verdaderamente defienden el ideal nacional socialista;no vayamos a confundir a los nazis con los fachas de toda la vida.

Esta en nuestras manos modificar el mapa actual y construir otros relatos más resilientes y socialmente justos, relocalizando las relaciones humanas, políticas y económicas con el objetivo de desestabilizar un sistema como el capital-parlamentarista que se nutre de nuestra pasividad y de nuestra aceptación de unas lógicas que no aceptamos en muchas ocasiones por convencimiento, si no más bien, por pasividad y comodidad de no pensar o confrontarnos con las normas que todo el mundo acepta y sigue al pie de la letra.

Iruñea 5 de Diciembre de 2018

 

Advertisements

5 Comments

Filed under Uncategorized

5 responses to “EL VERDADERO TRIUNFADOR EN ANDALUCIA: EL ABSTENCIONISMO

  1. Buenas…

    Me gustaría poder creer también que este elevado abstencionismo “puede suponer el sustrato perfecto para la construcción de una alternativa libertaria”, pero la experiencia de cada día nos demuestra que no es así. El que deja de votar lo deja por desencanto o desidia, pero eso no le lleva a ponerse a trabajar por alternativa alguna, más que nada, por ignorancia. Si desconoces que puede haber una alternativa, no te pones a construirla.

    Pero es que ni siquiera veo por la labor a los que se autodenominan libertarios.
    Sí, los hay que protestan y/o que hacen pequeños y estériles intentos de construir, pero no sé tú, pero yo apenas he encontrado a un puñado de personas dispuestas a actuar activamente para demoler este sistema capitalista-parlamentario y dejar sitio así para ir construyendo una alternativa que pueda crecer e irse imponiendo al sistema. Es que ni en la CNT encuentro apoyo para esto. Todo lo más, te encuentras la postura cerril e inútil del mal llamado abstencionismo activo, o sea, que se niegan de raíz a hacer nada que tenga relación con el sistema político hegemónico.
    Y vale, no hacen algunas de las acciones que podrían ayudar a sostener el sistema, como votar a un partido, o como presentar alternativas tipo municipalismo libertario -poco trabajadas-, pero sí hacen otras que lo sostienen, como participar en protestas conjuntas con partidos políticos o mantener vivo ese ridículo “feriado” -que diría Malatesta- que es el actual primero de mayo… y por supuesto, tampoco hacen nada por destruirlo.
    Y este sistema no va a caer -a tiempo- si no lo hacemos caer nosotros, los libertarios.

    En fin, que hace tiempo ya que no tengo la menor esperanza. Sigo luchando, no desaprovecho oportunidad alguna para intentar movilizar a las personas o grupos que me voy encontrando hacia un activismo eficaz y por tanto transformador. Pero sin éxito alguno. Esa “pasividad y comodidad de no pensar o confrontarnos con las normas que todo el mundo acepta y sigue al pie de la letra” es generalizada. Incluso entre los libertarios.

    En cualquier caso, me alegra poder leer a alguien más que parece que sabe hacia dónde hay que ir para cambiar las cosas… pero los cuatro gatos que estamos por este objetivo no constituimos la masa crítica que hace falta para empezar siquiera a crear una posibilidad mínima de cambiar las cosas.

    Ójala esté equivocado. Si es así, por favor, dímelo. Y dime dónde están esos libertarios dispuestos a cambiar las cosas… porque yo no los encuentro por parte alguna.

    Un saludo,

    • Buenas! Sí, muy seguramente como planteas el panorama es cuanto menos preocupante pero no menos que lo es para aquellos y aquellas que pretenden una aceptación total del sistema actual por parte de la población . En este momento yo creo que el mayor motivo por el que se sigue sustentando, no es tanto por que tenga una aceptación mayoritaria por parte de la población, si no más bien, por la imposición de la fuerza de la que puede hacer uso el Estado y del miedo que mucha gente tiene a si sobrepasa sus leyes acabar entre rejas, miedo más que legítimo por otro lado. Por mi parte, estoy trabajando en la publicación de un libro donde las redes integrales de consumo y producción articuladas bajo lógicas confederales puedan ser un paraguas organizativo para poder generar un contra poder frente a las lógicas que nos impone el Estado. Este artículo sería un aperitivo del tema que tengo entre manos: https://elrincondemartinico.wordpress.com/2018/03/08/que-es-el-anarquismo-integral/
      Saludos y a seguir por lo menos con la predisposición a que se puede hacer algo con este mundo ;).

      • Sí, lo leí, para mí también está claro que esa red integral es fundamental.

        Pero la cuestión es cómo hacer para que suficientes personas -para constituir masa crítica- empiecen a, primero, asumirlo igual que nosotros, y segundo, se ponga a trabajar en ello. Esa es la parte que no veo.

        Lo que yo veo es que entre los que están ya más o menos metidos en cooperativas de consumo o producción están a lo suyo y no se plantean lo más mínimo ir más allá de su parcelita de producción ecológica o grupo de consumo.
        Los que están por la acción directa lo mismo, salen a protestar cuando toca pero no les hables de una red integral porque tampoco les interesa, o más bien, no les interesa lo que habría que hacer para la creación de esa red integral. Para ellos esa integración consiste en salir unos grupos y otros juntos con sus pancartas respectivas en manifestaciones conjuntas, tipo marchas por la dignidad o la huelga de la mujer de hace unos meses, pero de ahí no los saques. Y encima con sindicatos amarillos y partidos políticos de compañeros de viaje. Dime con quién vas y…
        Y bueno, más de uno que me he encontrado que está más interesado en vender su libro, literalmente, que en conseguir resultados. Espero que ese no sea tu caso…
        Y finalmente la gente corriente que está mal y va a estar peor, cómo van a sumarse si los que deberíamos estar ahí, motivarles e informarles, y ser referencia, no estamos… la gente corriente termina, bien no haciendo nada, bien en la extrema derecha, que son los que ofrecen una alternativa (aunque sea falsa) a esas personas y su situación, una alternativa que deberíamos ofrecer nosotros pero no lo hacemos.

        Y bueno, espero que no cuentes con que un libro va a ayudar gran cosa en esta situación… el problema para mí es mucho más falta de voluntad que falta de conocimiento. Creo que lo que hay que hacer lo sabemos bastantes, pero dispuestos a hacerlo, casi ninguno.
        Y no por miedo a la cárcel, sino por comodidad, o miedo, sí, pero miedo al cambio de la situación personal de cada uno que supondría el ponerse a actuar eficazmente contra el sistema. Miedo a cómo podría afectar eso a las actuales relaciones con amigos, familiares y conocidos… sobre todo con los que están fuertemente vinculados a partidos políticos o sindicatos, que no verían con buenos ojos una iniciativa eficaz de organización al margen del sistema, una iniciativa que necesariamente tiene que situarse en oposición clara al sistema y que tiene que hacer patente de todas las formas posibles la enorme y letal estafa que supone no sólo el capitalismo, sino también su cara política, la representación.
        Y esa denuncia nos podría en una posición complicada con esos “compañeros” hoy de manifestación o grupo de consumo, que están o apoyan a IU, Podemos, CCOO, UGT o similares.
        Algo que prácticamente nadie quiere afrontar.

        En fin, muy complicado, la cosa está como está, y no veo, ni personas, ni colectivos… pero vaya, no me voy a rendir, esa predisposición la mantendré siempre… y seguiré aportando lo que puedo aportar… esperando que algún día salga al fin ese grupo de personas y colectivos que dejen de actuar como pollos sin cabeza, o de aparentar que luchan, y se pongan a trabajar con una intención real de cambiar las cosas.

        Espero que nos veamos pronto en esta lucha…

  2. Desde luego…el tema del libro no es más que una herramienta que me he propuesto más que nada porque todo lo que he leído habla de cooperativismo, ecologismo social, proyectos de autogestión, grupos de consumo etc…pero ninguno de esos proyectos se han hilado o estructurado bajo una misma batuta, y como bien dices tú, mucha de la gente que participa en esos proyectos o bien son demasiado insurrecionalistas como para creer en ningún tipo de red aunque la misma sea horizontal y sin liderazgos, o por otro lado y muy en la otra punta, sienten simpatías por partidos políticos o entienden la lucha parlamentaria como complementaria a la lucha de los movimientos sociales; este segundo grupo suele estar muy presente sobre todo en los movimientos de raíz ecologista. Yo por su parte lo que planteo es que es de una necesidad total entender que necesitamos una red de redes integral al margen del Estado y los partidos y que la misma ha de contar con una estrategia política y de futuro, aunque como digo yo siempre tenemos que ser conscientes de que dicha carrera es una pista de atletismo llena de clavos y nosotras corremos descalzas. Pero en fin, espero que nos veamos pronto en un escenario similar al que ambos planteamos. En Nafarroa que es donde yo vivo veo ciertas potencialidades que pueden dar lugar a un panorama parecido a con el que fantaseamos, ahora bien, hace falta tiempo y desmontar ciertas creencias generalizadas en los movimientos sociales de esta tierra para empezar a andar ese camino, tiempo al tiempo…

  3. A ver si allí es posible prender la primera llama… porque lo que es en mi tierra, la Mancha…
    Es una pena, con lo que fuimos en el 36. Pero la han convertido en una tierra de siervos, no contentos, pero totalmente dóciles y sometidos. “Los santos inocentes” no dista mucho de lo que hay por aquí hoy en día.
    En fin, seguiremos intentándolo. Tiempo al tiempo.
    Un saludo,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s