Monthly Archives: June 2015

EL CAMBIO DE CICLO NO DEPENDE DE UN SOLO ACTOR POLÍTICO

descarga

Son muchas las personas que han votado a PODEMOS desde el convencimiento absoluto en su proyecto político, otr@s por el contrario(que no son pocas) decidieron votar de manera crítica, o directamente no votar al partido morado pero sí a las candidaturas de unidad popular presentadas a lo largo y ancho del Estado. Llegados a este punto decir de igual modo que much@s pese a no asumir el proyecto de PODEMOS como propio, albergamos un gran respeto por mucha de la gente de sus bases, gente con la que en mi caso personal comparto espacios de acción política. Es por ello, por lo que considero que en la coyuntura actual es preciso entender que las confluencias son posibles y necesarias, confluencias que no pueden ni deben ir bajo la marca de las fagocitaciones, es decir, PODEMOS pese a ser un actor relevante en el cambio de ciclo no es ni de lejos el único actor necesario para la materialización de una transformación social en el conjunto del Estado; con esto quiero decir que no basta con sus siglas y programa para llevar a cabo una modificación de lo imperante, siendo sin duda alguna, las ansias de cambio de las diferentes organizaciones, colectivos de base y movimientos sociales los verdaderos motores de un proceso que no debe ni puede cobijarse bajo una sola sigla.

Vivimos momentos en los cuales no vale solo con la suma de los partidos políticos para articular los cambios sociales, entendiendo tales partidos como estructuras en multitud de ocasiones alejadas de la vida cotidiana de las mayorías sociales, hoy en día la participación de los movimientos sociales y la sociedad civil en su conjunto son elementos imprescindibles a la hora de vertebrar un cambio a nivel nacional, más aún en un lugar como el Estado español donde la idiosincrasia cultural y las singularidades locales son realidades insalvables.

Dicho lo cual es imperativo que olvidemos las viejas definiciones y construyamos nuevos significados, encontrando las sinergias entre la calle y las herramientas para el cambio que tenemos a nuestro alcance, es decir, no podemos caer en el error de pensar que las fórmulas añejas pueden generar alternativas factibles para el nuevo ciclo político, siendo conscientes por lo tanto, de que las fórmulas de transformación social amparadas por un partido hegemónico nunca acabaron bien.

La coyuntura que vivimos en el Estado español en materia política, social, económica y ambiental nos obliga a repensar nuestro modelo de vida de manera integral, desde el sistema productivo pasando por el de consumo para finalmente desembocar en el político, siendo este último el encargado de gestionar los cambios y aplicar las medidas para la materialización de otro contrato social donde el planeta y las personas sean lo primero. Es por ello, por lo que formaciones como PODEMOS deben comprender de la importancia de la defensa del planeta con sus limitaciones y singularidades, entendiendo por lo tanto, que es imposible la construcción de una justicia social sin la aplicación de una justicia ambiental, siendo de una necesidad absoluta para la salud del proceso de cambio que la ecología social o política este presente como sujeto transformador, eso sí, bajo unas reglas del juego justas donde las uniones sean sumas y no restas de actores políticos, llevando a cabo dicha confluencia desde organigramas independientes a EQUO, PODEMOS o cualquier otro partido que quiera forma parte de tales procesos.

En política no existen las casualidades pero si las causalidades , por lo tanto si el partido morado no sabe leer que muchos de los apoyos recabados no van tanto en la dirección de su proyecto, sino más bien en un anhelo de cambio colectivo, difícilmente podrá entender que lo que las mayorías sociales demandan es un cambio político en toda su amplitud, construyendo de esta forma nuevos parajes que no páramos donde la política se encuentre conectada con la calle, y no como hasta el momento que la calle se encuentre conectada con la política mediante la pantalla de la televisión.”

Advertisements

Leave a comment

Filed under Uncategorized

LO IMAGINARIOS COLECTIVOS NO SON DOGMAS SI NO REALIDADES SOCIOLÓGICAS

9ed08450a6ed669dc0b521d534eeab8d

Nos puede gustar más o menos pero lo que viene a ser una realidad contrastada en los tiempos que corren, es que las ideas o visiones colectivas en torno a la política existen y existirán siempre bajo formas reduccionistas, pese a que el espectro político sea mucho más amplio que el concebido en dichas clasificaciones colectivas. Con esto no quiero decir que debamos de vaciar el discurso en torno a categorías simplistas y sesgadas, pero si por el contrario, pretendo destacar que todas las sociedades a la hora de clasificar y clasificarse buscarán la reducción de los sujetos para la presentación y la asimilación colectiva.

Cuando hablamos de dogmas ideológicos nos referimos a ideas cerradas y poco permeables a corrientes ajenas a su línea ideológica tradicional, póngase de ejemplo el marxismo o anarquismo ortodoxo como corrientes ideológicas con patrones muy definidos para la acción y actuación política. Por el contrario el eje izquierda-derecha no viene a representar unas líneas ideológicas canónicas ni cerradas,es decir, la izquierda por concretizar la explicación en la misma, no busca representar una ideología cerrada de la mano de unos autores determinados, libros, pensadores o partidos de referencia, si no que lo que presenta ante la sociedad es un imaginario colectivo socio-político, imaginario que va desde la socialdemocracia al anarquismo pasando por la ecología o el marxismo en todas sus vertientes.

Dicho lo cual, remarcar que a mi entender es un error de estrategia política obviar esta realidad, debido a que nuestra labor como sujetos activos de cambio es presentar a las mayorías sociales un discurso nuevo y heterodoxo que no renuncie a las construcciones históricas e ideológicas que hicieron posibles nuestra acción en el presente, con esto no quiero decir otra cosa que es labor de tod@s luchar por disputar un campo ideológico como el de la izquierda a fuerzas que se arrogan dicha etiqueta pero hacen la cama a las mayorías sociales (pongo de ejemplo al PSOE y su apoyo al TTIP), de la misma manera, que la izquierda no marxista no debe ni tiene porque renunciar a una clasificación ideológica colectiva que pese a zarandearla a nivel interno nos es vinculada a nivel externo.

En mi caso personal he de decir que las etiquetas que más me agradan y con las que me identifico plenamente serían las de libertario heterodoxo y ecologista social, ahora bien, mi propio ego no puede hacerme olvidar(como en ocasiones ha hecho) que la percepción externa de la gente que vive en un barrio popular como Carabanchel sitúa mi discurso en la izquierda y al que escribe como un elemento de la izquierda alternativa. Con esto quiero decir que debemos ser pacientes en política y entender de los procesos colectivos de las mayorías sociales, entendiendo que la ambigüedad en el discurso respecto a ciertos términos o clasificaciones ideológicas puede hacer de proyectos políticos nítidamente rupturistas (programáticamente hablando) proyectos claramente ingobernables a nivel interno, debido a la existencia de un discurso contradictorio y de fricción constante entre muchos/as de sus miembros. Es por ello por lo que la concretización de unos parámetros determinados o puntos mínimos sobre los que trabajar a nivel programático pero también ideológico son elementos fundamentales para la preservación de un proyecto político en el tiempo.

La ecología social o política necesita de una estrategia programada para trasladar su mensaje a todas las capas de la sociedad civil, demostrando y evidenciando que la misma no es embrión de nada pero tampoco vanguardia del todo, es decir, a día de hoy ser ecologista social en el sur de Europa no es una elección si no una obligación ética y moral en un contexto socio-político donde la disputa de los imaginarios colectivos ,y por lo tanto de “las izquierdas “, se antoja como una necesidad para la implantación de manera progresiva de esa tercera vía que no es la socialdemocracia y que plantea una alternativa a los sistemas hegemónicos”

Leave a comment

Filed under Uncategorized