REVOLUCIÓN NO VIOLENTA Y CAMBIO INTEGRAL

eco-fusil

Fuente de la imagen: http://www.nodo50.org/utopiacontagiosa/ecologismo-pacifismo.htm

Hace ya mucho tiempo que tenía ganas de escribir un artículo como este, artículo que intenta presentar una reflexión estratégica y moral de como transformar la realidad existente, y de como también, debemos de estructurar una alternativa radical que vaya al origen de los problemas y los conflictos violentos, analizando, el porque los movimientos liberadores, casi siempre, han recurrido al uso de la violencia para intentar alcanzar sus justos objetivos.

Por lo tanto, siendo consciente de lo problemático y del tabú que supone en el mundo libertario hablar de la lucha no violenta- al identificarla única y exclusivamente con el movimiento hippie-, lo que pretendo con este texto es estructurar una base teórica desde una perspectiva ecosocial, que ofrezca a los y las libertarias una forma de enfrentarse a la dominación ecológica, patriarcal y social sin recurrir al uso de la violencia, siendo conscientes de que hacer uso de la misma, nos lleva a un callejón sin salida donde con el paso del tiempo lo que se da es el ojo por ojo y el “todo vale” con tal de implantar la revolución y el cambio social.

Pues bien, el término revolución significa etimológicamente-aunque nos quieran hacer pensar que significa cambio social por medio de la violencia- cambios bruscos y profundos en las creencias, valores y funcionamiento de una sociedad concreta, por otro lado,y si miramos en el título de este artículo, encontraremos que el concepto de cambio integral-o revolución integral que para mi viene a ser lo mismo-, significa una transformación de la sociedad que desde la base propone y busca un modelo asambleario, autogestionado, ecosocial y despatriarcalizado como alternativa al modelo extractivista, desigual, antiecológico y patriarcal que sufrimos en la actualidad.

Desgraciadamente, la historia de la humanidad es una concatenación de sucesos violentos ejecutados por el “homo sangrientus”, donde solo en la época más arcaica de nuestra especie , el paleolítico, el ser humano solía estructurarse en grupos donde primaba el apoyo mutuo, la cooperación frente a la competitividad y la cultura “matrilinial” frente a la patriarcal, cultura esta última, que se fue imponiendo a partir del meseolítico; decir en este punto, que una vez sobrepasado el paleolítico solo unas pocas sociedades siguieron funcionando acorde al “modo de vida paleolítico”, donde se practicaba una solidaridad orgánica. Con estas afirmaciones no quiero ni pretendo, hacer una mitificación de la cultura paleolítica ni del primitivismo, si no que por el contrario, intento ensalzar y rescatar lo positivo del uso de unos valores y formas de comportamiento totalmente válidas y aplicables a nuestro tiempo.

Si cogemos la máquina del tiempo y seguimos avanzando, la historia de la humanidad es una historia de guerras, conquistas, opresión del débil, violaciones, matrimonios forzosos, en definitiva, una violación sistemática de los derechos humanos y de nuestra dignidad colectiva como especie. El extremismo cristiano se convirtió en imposición de un credo mediante la violencia de las cruzadas, las monarquías autoritarias chinas sometieron a diversos pueblos durante cientos de años, los tan temibles mongoles sometieron a su vez a estos últimos, y romanos, visigodos y árabes conquistaron e impusieron sus creencias en la Península Ibérica durante siglos.

Más adelante no cesó la conquista y la opresión, una vez “recuperado” por los cristianos el territorio peninsular del dominio musulmán ,en 1492, se cometió uno de los mayores genocidios que ha visto nuestra raza, la conquista de Ámerica a manos del Reino de Castilla y de todos los pueblos que conformaban el reino, incluido el vasco, es importante por lo tanto, desmontar la historia y ser conscientes de que todos los pueblos oprimidos en un tiempo, por desgracia se tornaron en opresores; me gustaría por ello en estas líneas, recordar la participación activa que tuvieron en la conquista de Canarias( 1393) muchos vizcaínos y guipuzcuanos, conquista que por cierto supuso, la casi total aniquilación del pueblo guanche.

Es duro y difícil de asimilar, pero si seguimos avanzando en la historia nos encontramos como los americanos del norte oprimidos por los británicos, se volvieron opresores de filipin@s y cuban@s, o de como, holandeses anteriormente sometidos por los castellanos, ejercieron la dominación sobre distintas colonias alrededor del mundo. Los británicos que ahora hablan de democracia y barbarie terrorista, cometieron los mayores crímenes contra la humanidad en pro del mantenimiento de su Imperio mundial, hirientes son los casos de la India, Australia o Nueva Zelanda, por poner algunos ejemplos de los tantos que existen.

Los aztecas conquistados por los castellanos ,eran a su vez, conquistadores de otros pueblos, y así un gran sin fin de casos y ejemplos, que me llevan a enunciar que necesitamos de una profunda reflexión y estudio de nuestros fallos y atrocidades cometidas como especie. Podría seguir con diversos ejemplos en diferentes épocas de nuestra historia, pero cierto es que todos los ejemplos no caben en este papel, son innumerables.

Dicho lo anterior, y si dirigimos nuestras miradas a los movimientos de liberación que han ejercido la violencia a lo largo de la historia para conseguir sus justos objetivos, nos topamos con un sin fin de fracasos, grupos armados, que aunque en un principio podían ser apoyados y defendidos por una gran parte de la población afectada por el conflicto, con el paso del tiempo esos movimientos armados, o bien murieron por “perder el norte” en sus acciones violentas, o bien por el contrario, de éxito, es decir, revoluciones armadas como la rusa, la china o la cubana una vez triunfaron, con el paso de los años se convirtieron en regímenes autoritarios y militaristas que podrían hacer uso de aquel dicho del despotismo ilustrado de “todo para el pueblo pero sin el pueblo”.

Si hablamos, por el contrario, de aquellas luchas armadas que murieron por la deriva antiética que sufrieron para preservar su existencia y vigencia política, podemos hablar de ETA, el IRA o las FARC, tras decir esto quiero también dejar claro lo siguiente, considero una aberración y actos de terrorismo las acciones ejecutadas por los Estados antidemocráticos de Reino Unido, España y Colombia que torturaron y asesinaron a miembros de dichas organizaciones armadas con sus organizaciones paramilitares y las “cloacas del Estado”; del mismo modo, quiero mostrar mi rechazo a la dispersión de los y las presas vascas en mi Estado, al igual que quiero condenar en estas líneas, todos los montajes policiales que realiza el Estado español contra todas aquellas personas que se muestran disidentes con su modelo de “convivencia”.

La reflexión es sencilla y a la vez complicada, si la sociedad civil, es decir nosotras y nosotros fuéramos educados/as en una cultura de la convivencia y la resolución pacífica de los conflictos, nadie participaría en las estructuras violentas y represivas que suponen en el Estado Español la Policía, la Guardia Civil o el Ejército.

Mucha gente que lea estas líneas pensará que soy un utópico sin remedio que vive en los mundos de yupi, pues bien decía un poeta sudamericano, que somos militantes de la vida y que no queremos que la canción se haga ceniza, por eso mismo, algunas y algunos creemos en las utopías emergentes y en la posibilidad de construir una sociedad filosóficamente anarquista, moralmente ecosocial y feminista, al igual, que actitudinalmente pacífica.

¿Quién quiere guerra, muerte y desesperación?, ¿ Quién pretende abrir heridas en vez de cerrarlas?, ¿Podemos amar la libertad y a la vez anhelar conquistarla a punta de pistola?, ¿Cuándo pasamos la línea y dejamos de matar en nombre de la libertad de nuestro pueblo, nuestra clase o nuestra religión?, ¿Ejercer la tortura contra el enemigo reaccionario nos convierte en torturadoras?, ¿Somos una especie sin remedio que solo comprende los cambios mediante la violencia?, ¿Quién fabrica las armas de aquellos y aquellas que luchan por la libertad?, ¿Podemos hablar de un mundo eco-auto-sustentable ,y a la vez, hablar de una confrontación armada contra los Estados-Nación?.

Estas son algunas de las muchas preguntas que me dejo en el tintero de un tema, la legitimidad o no de la lucha armada en los procesos de cambio, que sin duda alguna me ha persiguido a lo largo de varios años, y que aún a día de hoy aunque con las ideas más claras al respecto, sigo almacenando en mi interior multitud de dudas. Por último, quiero llevar a cabo dos reflexiones:

1) ¿No resultaría más fácil defender nuestro modelo integral de cara a la sociedad, con una estrategia pacífica dejando en evidencia la violencia weberiana que representa el Estado, el capitalismo y el patriarcado?

2) ¿ De verdad pensamos que podemos vencer a los Estados modernos con sus métodos violentos en una confrontación directa contra ellos, sus ejércitos, su material militar de espionaje, etc?, o es que por el contrario, ¿Pretendemos hacer una única mitificación de las revoluciones violentas del pasado sin afrontar que el contexto y el tiempo ha cambiado tanto en términos cuantitativos como cualitativos?

Pedro.A Moreno Ramiro

Leave a comment

Filed under Uncategorized

CAMBIO CLIMÁTICO Y CONTEXTO POLÍTICO

http://www.lavanguardia.com/natural/20170615/423403659168/entrevista-james-hansen-climatologo-premio-bbva-fronteras-del-conocimiento.html

cambioclimatico

Fuente de la imagen: La Opinión de Murcia

En base a la entrevista que adjunto anteriormente, realizo la siguiente reflexión donde intento relacionar la crisis ambiental que vivimos y la imposibilidad de mitigar o acabar con la misma ,teniendo en cuenta, el contexto político que vivimos en el Estado Español:

Triste es la realidad, y más triste es, que los partidos que están en las instituciones promuevan modelos económicos antiecológicos que no están para nada encaminados a mitigar, paliar o acabar con la tragedia social, humana y medio ambiental que supone el cambio climático. Así no PODEMOS. Desgraciadamente la ecología, y más concretamente la ecología social, que promueve la justicia social – igualdad en el disfrute y cuidado de los recursos naturales entre todos los pueblos del mundo- y la justicia ambiental- avanzar hacia un sistema decrecentista, vivir mejor con menos- es un modelo que a muy poca gente le interesa, y menos, a los y las parlamentarias que saben perfectamente que el Estado- nación con sus intereses económicos, militares y geopolíticos jamás avanzará hacía un paradigma ecosocial, por no hablar de los cambios personales y de actitudes que conlleva llevar una vida ecosocial y no consumista, e incluso de hábitos alimenticios- una dieta vegetariana-, no olvidemos que gran parte de las emisiones contaminantes provienen de la industria cárnica.

Así que, solo les pido una cosa, no nos vendan humo de color verde señores y señoras de la bancada morada y sean honestos y éticos, ya que, según dicen ustedes son sus señas de identidad.

El diagnóstico es claro y rotundo, sin planeta no hay nada de nada; por lo que ante la dejadez de los y las “gobernantes del cambio” de poner al ecologismo social en el centro de la agenda política, solo nosotros y nosotras la sociedad civil organizada al margen de las instituciones estatales, podemos evitar el colapso ambiental y el ecofascismo que ya da sus primeros coletazos, construyendo ,al mismo tiempo, la transición ecosocial.

No olvidemos algo importante y que no es baladí, ellos y ellas, y me refiero a PODEMOS y sus socios, son un partido organizado que se ha erigido como salvador de las clases populares, desmovilizando la lucha en las calles, para según ellos y ellas, canalizarla en el Parlamento o en los Ayuntamientos, dicha situación, ha burocratizado las reivindicaciones sociales y ha provocado una red clientelar- que aunque sea legal- da trabajo y sustento a cientos de personas, no solo a cargos públicos, si no también a cargos de confianza y entidades que reciben subvenciones por medio de las donaciones internas que realizan los cargos públicos de Podemos, sin dejar de nombrar, las subvenciones o proyectos “alternativos” en los que deciden invertir las instituciones gobernadas por PODEMOS o sus marcas blancas.

Todo lo anteriormente relatado y en un panorama de crisis brutal, conlleva que todo proyecto de cambio y transformación que no se asiente en lo anterior y que luche en las calles sin liberados/as ni subvenciones, incluso cualquier persona que se sienta representada por esta filosofía y cuestione a PODEMOS, se enfrente a la cólera y la rabia de la red clientelar que conlleva PODEMOS y que representa una maquinaria electoral -que busca los votos de las personas a las que nosotras queremos convencer de que dejen de votar y que se organicen en sus pueblos y ciudades-.

En definitiva, dichos ataques no solo vendrán por parte de los cargos públicos que en ese momento viven de la política, si no que también, de todos aquellos que anhelan obtener un cargo en el futuro , ya sea de confianza o público, sin olvidar a sus bases, que no dejan de ser el dique político contra todas aquellas que intenten minar su “alternativa” frente a PSOE, PP y CIUDADANOS, a los que ellos y ellas consideran sus rivales políticos, que no sus enemigos políticos, ya que estos se sitúan fuera de las instituciones, en los movimientos sociales.

Pues bien, debemos de recordar que nosotros y nosotras las que no anhelamos vivir de la política y queremos construir desde fuera de las instituciones la alternativa ecosocial y libertaria, somos el mayor temor de aquellos y aquellas que se atribuyen ser el único motor de cambio posible, y que estos/as que se proclaman como lo único pulcro y valido, buscarán por todos los medios difamarnos y acabar con nosotros y nosotras; ya que somos nosotras las que representamos una alternativa social, política y económica  desde la autonomía, sin liberados ni subvenciones, con la política des profesionalizada como martillo y la sociedad civil como clavo, luchando por construir un mundo nuevo que llevamos en nuestros corazones .

¡ECOLOGÍA SOCIAL O BARBARIE!

Leave a comment

Filed under Uncategorized

LA VÍA INSTITUCIONAL COMO FRENO PARA UN CAMBIO INTEGRAL

foto1

Fuente de la imagen: Sawabona Photography

Si enfocamos el objetivo hacia la política institucional y comenzamos a investigar las propuestas que, desde dentro de este marco, han intentado transformar la sociedad, nos encontramos con una sucesión de fracasos históricos que ratifican la teoría que en este texto vengo a exponer.

Los primeros ejemplos más recurrentes que se me vienen a la cabeza, son los llamados proyectos “socialistas” que sucumbieron en el pasado siglo en el este de Europa, modelos de sociedad que se asentaban en una oligarquía de partido, donde el poder político, social y económico recaía en los diferentes órganos del partido único, sujeto político, que se encargaba de “guiar” a una sociedad alienada, jerarquizada y organicista de la que el propio Marx hubiera salido corriendo. Por no hablar si seguimos una línea similar, del fracaso que supuso la Revolución China, la conformación de la Corea Comunista o la malograda Cuba. Modelo este último que por cierto, siempre intentan desde algunos sectores de la “izquierda ibérica” alejar o diferenciar del modelo soviético o coreano, no entraré a cuestionar dicha diferenciación, pero sí a enunciar, que a día de hoy, es imposible conformar en Cuba un sindicato libertario no dependiente del Partido único de la Isla caribeña, hecho el cual desde mi punto de vista supone y deja en evidencia, el modelo de sociedad autoritaria y coercitiva que supone el modelo cubano.

Por último y en torno a esta tradición estatista de corte “marxista”, por establecer una denominación paraguas más o menos fidedigna, no podemos dejar de hablar de la reciente experiencia que han supuesto los gobiernos de América Latina en Ecuador, Bolivia o Venezuela, gobiernos, que se han sustentado en un “populismo de izquierdas” basado y asentado en políticas extractivistas y productivistas, no es mi intención como es evidente cuestionar dichos modelos desde una visión liberal y capitalista, si lo es por el contrario, fundamentar mi crítica en base al análisis que desarrollan muchas compañeras libertarias y ecologistas de América Latina; no solo existen blancos o negros, también en la vida existe cabida para los grises, por ese motivo, no todos los que cuestionamos “la revolución bolivariana” nos situamos del lado de los fascistas liberales venezolanos, de la misma manera, que cuando cuestionamos a Podemos no nos emplazamos en el lado de Ciudadanos o el PP.

Dicho esto, giraré el objetivo hacia las supuestas “democracias europeas” donde proyectos que se planteaban como una alternativa de cambio integral, me refiero a los verdes de Petra Kelly- considerados a si mismos como un partido/antipartido-, entraron y se asentaron en la política alemana bajo circunstancias muy excepcionales; los escándalos de financiación (Caso Flick), junto con otras cuestiones, dieron lugar al cuestionamiento de un sistema político que por el año 1976 se repartía el 99% de los votos de la RFA entre tres partidos, democristianos, socialdemócratas y liberales. Todo esto, significó el abono perfecto para la creación de un nuevo partido político, situación, que a muchos/as nos recuerda a el nacimiento de Podemos derivado de la crisis bipartidista que se dió en el Estado Español- la historia no siempre se repite ,pero a veces, puede ser similar en cuanto a la creación y deconstrucción de los sujetos políticos-.

Como suele caracterizar a los movimientos políticos que se institucionalizan, la confrontación entre “Realos” ( dirigentes cercanos a la socialdemocracia ) y lxs “Fundis” (leales a los principios del ecologismo social y la democracia directa) conllevó que en 1991 el control del partido recayera en manos de una alianza de centristas y ecoliberales. Los pactos con el PSD alemán y la normalización del sistema capital-productivista en Alemania, envió el espíritu rupturista inicial de l@s verdes a la papelera de la historia.

Al hilo de lo enunciado en el párrafo anterior me gustaría señalar, que cualquier pacto con sujetos políticos que difieran en materias tan importantes como el modelo productivo (“socialismo estatista”, social-democracia VS economía post-productivista) o de organización política (democracia directa VS democracia representativa o de partido único) conlleva con el tiempo una ruptura de dicha coalición, o la asimilación por el contrario, por parte del sector ecosocial de los métodos y contradicciones insalvables del sistema político y socio-económico actual.

Por lo tanto, es fundamental recordar que en el hipotético caso de que llegaran al poder los verdes en la actualidad, estos tendrían que lidiar e intentar conjugar una sociedad ecosocial y horizontal con gigantes capitalistas como Amazon o el Banco Santander, sin olvidar, que tendrían que gestionar estructuras violentas y coercitivas como el ejército, la policía o la Guardia Civil. Todo ello, supone a mi entender un callejón sin salida que emplaza al movimiento ecosocial a buscar otras vías al margen de la política institucional, ya que lo relatado anteriormente supone una serie de contradicciones insalvables.

Si seguimos con la cámara de la historia y apuntamos el objetivo, en esta ocasión, hacia la Grecia actual, nos chocamos de frente con la realidad de Syriza y de todos aquellos recortes ( en el caso de las pensiones), privatizaciones (referentes al agua y al metro en Atenas), y de un sin fin más de medidas del estilo que se ejecutarán en el futuro para seguir las directrices de la Troika. Todo ello, ha venido acompañado de un malestar social que ha llevado al país ,de nuevo, a un contexto de huelga. Otros hechos que son recurrentes de criticar al ejecutivo griego son su lamentable gestión de la crisis de las refugiadas o la venta de armas al Estado de Israel.

Si retornamos a nuestra casa, a la Península Ibérica, son varios los ejemplos que evidencian que es imposible avanzar hacia otro modelo civilizatorio desde las instituciones; la pésima gestión que se hizo del asunto de los titiriteros por parte del Ayuntamiento de Madrid, al igual, que las promesas incumplidas en torno a la municipalización de los servicios externalizados, son algunos de los hechos objetivos que nos demuestran que cuando hay que tomar decisiones que promueven trastocar el imaginario colectivo vigente, el equipo de gobierno de Ahora Madrid, prefiere no remover demasiado la realidad hegemónica, no vaya a ser, que sus socios de Podemos no puedan revalidar sus “Ayuntamientos del cambio” dentro de 2 años por radicales y antisistema, es preferible que duda cabe, que nada de lo instaurado se modifique o cambie.

En este contexto “matriexco” el Ayuntamiento de Madrid invierte en proyectos de economía social para maquillar su rostro por un lado, y por el otro, Manuela Carmena no tiene reparo en asistir a actos de la Fundación Reina Sofía, a eventos religiosos junto con obispos y cardenales o a negociar con la patronal todo tipo de acuerdos, que más que favorecer a las mayorías sociales, ahogan aún más si cabe a las clases populares de la ciudad madrileña.

No se trata se soltar bilis por la boca, ni de criticar por criticar, ya sabemos que Ciudadanos, el PSOE y el PP son una vergüenza y la encarnación de los poderosos, pero dicho lo dicho, creo que es hora de plantearnos las siguientes preguntas:

¿ Que es Podemos?,¿ Realmente nos pensamos que van a poder cambiar la realidad vigente desde unas reglas que están diseñadas para mantener la situación actual? ,¿De verdad nos pensamos que si Podemos llegará al poder podría instaurar un sueldo máximo interprofesional para asentar en el Estado una Renta Básica para todos y todas las ciudadanas?, ¿Podría Podemos domar a la Troika y sus exigencias?, ¿Sacaría Podemos de la OTAN al Estado Español?, ¿Como gestionaría Podemos o EQUO- que dicen ser pacifistas estos últimos-estructuras antidemocráticas y violentas como el ejército o la Guardia Civil? Estas y muchas otras preguntas que me dejo en el tintero, solo son algunas de las contradicciones insalvables que no quieren reconocer o preguntarse much@s de l@s cargos públicos de Podemos, Equo o la “izquierda parlamentaria” en general.

Algunos, entendíamos la realidad municipal como una esfera diferente a la parlamentaria o la autonómica, en mi caso, tomando como referente el municipalismo libertario de Murray Bookchin. Dicho esto, una vez te sumerges en ese mar y te colocas el traje de buzo, eres más que consciente de que te enfrentas ante dos posibilidades, o bien por un lado, asimilarte al sistema y conformarte con hechos simbólicos que verdaderamente no trastocan la sumisión que viven las mayorías sociales ni mitigan la explotación que sufre el planeta, o bien por el otro, agarrar la realidad de frente y continuar la lucha desde otros marcos de actuación más sanos y horizontales.

Por último y por no hacer más extenso un artículo que daría para unas Jornadas de varios días, quería recordar desde estas líneas lo que esta ocurriendo en Barcelona. La antigua activista de la PAH, Ada Colau, que gritaba a pleno pulmón aquello de “fuera la mafia”, ha acabado cogobernando la ciudad con el PSC, reprimiendo a los manteros de su ciudad, acogiendo ferias que promueven un modelo de sociedad megalómana y consumista diametralmente opuesto al que defendían en su programa, o bien por otro lado, ejerciendo una gestión lamentable del conflicto del Metro de Barcelona.

Al final y desgraciadamente el círculo se cierra y los que decían ser la alternativa se apoyan en los que eran la casta para poder gobernar o cogobernar, los que antes eran lo mismo, el PP y el PSOE, ahora parece ser que ya no lo son tanto para la gente de Podemos, existen matices dicen ahora l@s de morado, en fin, cada uno y cada una que saque sus propias conclusiones. Eso sí, si me pidieran que definiera con una sola palabra el significado de la política institucional, diría sin lugar a dudas, que dicha palabra es la hipocresía.

“Las instituciones estatales-en todas sus esferas- son un freno para aquellas personas que buscamos la ruptura con el sistema capital-productivista y la construcción de una alternativa civilizatoria más ecológica, feminista y libertaria.”

¿Que es lo que se puede ser hoy día?, no se puede ser otra cosa que anarquista.
Lucio Urtubia

Pedro. A Moreno

1 Comment

Filed under Uncategorized

ACABAR CON LAS MUERTES Y EL TERRORISMO DEL ISIS SERÍA MUY SENCILLO

http://www.eldiario.es/internacional/muertos-heridos-atentado-Kabul_0_649535089.html

Ahora bien. ¿ Le interesa a los gobiernos occidentales la inestabilidad que produce en el mundo su existencia?

Nuevo atentado que arranca 80 vidas y deja a más de 300 personas heridas en un país de mayoría musulmana. Acabar con esto sería sencillo, mucho más de lo que nos pensamos, por ejemplo, la sociedad civil organizada debería obligar a nuestros gobernantes a que los bancos rompan con la opacidad que permite que los terroristas del ISIS o grupos similares, puedan depositar su dinero en dichas entidades ,al igual, que exigir y obligar a los señores de la guerra que dejen de vender armas a grupos o países que saben de primera mano que financian o promueven a estos grupos fundamentalistas, sin olvidar, que es necesario que países miembros de la OTAN como Turquía dejen de comprar petroleo a los terroristas. Dicho lo cual y también fundamental, es obligar a los Estados occidentales a que cesen sus intervenciones en países extranjeros para beneficiarse de sus recursos naturales.

“Escribo con las tripas ante una sociedad hipócrita que no quiere ver en su mayoría las causas de un problema que les exige tomar partido y ejercer su responsabilidad, es más fácil que duda cabe, pensar que la culpa es de tod@s l@s musulmanes…”

Leave a comment

Filed under Uncategorized

Without cooperative self-employment no future is possible

Traducción en ingles de http://autonomies.org  del texto ” Sin autoempleo cooperativo no hay futuro posible”

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Fuente de la imagen: ilusionismo social – blogger

 

From spain, comes a manifesto in defence of creating networks of autonomous, ecological, feminist, self-managed work and consumption as the only viable political alternative to the State and Capital.  A manifesto speaks for itself; it is an affirmation of presence which cannot be taxed for lack of subtly or detailed argumentation.  It is an interpolation.  And it is for those called to, to respond or not.

Originally published on the El Rincón de Martinico blog (21/04/2017), we share the text below in translation.  And we do so because it resonates with our own defence of occupations and the creation of autonomous networks of self-managed mutual aid.  Indeed, it compliments our most recent post by Inés Morales Bernardos that covers similar concerns in greece, as well as older and numerous posts on experiments that move in these directions in greece, italy and spain (e.g. La canica, Madrid).

Where we have doubts with regards to the manifesto is precisely where it affirms certainties: that the State and Capital can be simply hollowed out from within, so to speak, crumbling before its own inability to mobilise energy and resources, when such a scenario of passive destruction seems unimaginable; that the alternative is to be understood as a counter-power, when counter-powers often reproduce the power they contest; that what is necessary is an alternative economy, alternative networks of labour and consumption, when what may be necessary are social relations beyond any “economy”, or “labour” and “consumption”.

But then what is an anarchism that ignores material needs, desires, we might say, that ignores bodies?  This manifesto speaks to this also.

Our comments are doubts, doubts from which questions emerge.  Questions that anarchists must continue to work through in thought and action.

Without cooperative self-employment no future is possible

Reflections on cooperative self-employment, the eco-social political strategy and the impossibility of transforming the system institutionally.

By way of synthesis and being conscious of the society in which we live, from my point of view, there are two fundamental problems:

1) to see in professionalised politics, and therefore in political parties, the only possible path for transforming society, NOT being conscious of all of the negative and obstructive situations that are developed within these structures of power.  There are basically two problems that haunt such a view:

1a) firstly, we could speak of what of the problem of “your lenses” depending on professionalised politics.

1b) secondly and in relation to the first, such a situation of dependence provokes, in the project of economic change that you “intends to apply, on paper”, is frustrated in practice by the pressures that the regime, with all of its apparatuses, both legal as well as from the media, subject you to.

Arriving at this point, it is then that those who come to hold public office are confronted by two options, either resign because of their convictions of change and economic transformation, or, by contrast, to adapt themselves and allow the system to assimilate them as part of its structure and machinery.  Let us not forget and as I said before, “their lenses” now depend on professionalised politics.  (I am obviously speaking of those who present themselves with the desire to overcome the capitalist system).

2) the absence of self-employment and networks of consumption and production, as well as the difficulty of acceding to basic self-managed services in terms of education and health in different towns, cities and regions.

Such a situation leaves us at the mercy at of the system in all social spheres and levels, as much in the socio-political, as in the socio-economic.  On the other hand, and as a reflection, it is disturbing though comprehensible, given the absence of alternative networks to state institutions, that many of the social economic projects find themselves under the umbrella of subsidies and projects offered by the “supposed municipalities of change”. [The reference here is to the municipal governments ruled by “Left” leaning coalitions after the March 24, 2015 municipal elections in spain; e.g. Madrid and Barcelona.]

This brings about, in these municipalities, that with one hand they continue to feed the system of consumerism – given that they cannot put an end to capitalism institutionally, as many desired through the application of an essentially Keynesian mixed system – and with the other hand, giving money to the social economy as a source of experimentation, but never as the primary engine for the production of goods and services.  The latter, as a project, would lead to de-growth, and this, neither Podemos nor the almost extinct Izquierda Unida labours towards.

Within such a horizon, nothing remains for us but to organise and organise.  Combative and class based unionism should and has to understand that it is useless to only defend the working classes in the centres of labour – centres of labour governed by the rules of consumption and production of the capitalist productivist system.  For this reason, the creation of a network of cooperative labour, a network of networks, that has as its principal objective to remove the social majorities from the current relations and conditions of work, is imperative and urgent.

To starve and de-capitalise the State-Bank system from a position of economic independence, this should be our principal goal in this 21st century.  Such an endeavour, that is by no means simple, cannot be reduced to a taking of the means of production.  On the contrary, it can only be carried through from my perspective by re-thinking the productive system, breaking with productivism and constructing an eco-social and libertarian society that takes into consideration the limits of the planet as well as the inequalities that result from consumerism and the exploitation of natural resources between the world’s peoples.  Having reached this point, it is more than obvious that the only path possible is that of an integral revolution that strives towards de-growth.  For this, I propose the following reflection:

If we try to re-think strategy and we try to go beyond the State-Bank in the creation of a counter-power that generates work and leaves behind its chain of consumption and production, are we not at that moment in the position of affirming that we are dealing the capitalist hydra that represses us a mortal blow?

This question is one element that we have to work through in the social movements, learning from the mistakes and creating a conjuncture where the strategy focuses on unmasking the system’s violence, repression and lack of ethics, and at the same time, constructing a scenario in all towns and regions where cooperatives, consumer groups and eco-social networks have the capacity to manage society horizontally and politically, free of a professional political class.  If we can reach this point, we should have no doubts that that then and there, that we are in great part breaking with the domination and control that the State and capital exercises over us.

This text is a manifesto and a call to action.  More than a reflection that desires to die on paper or to live only in speech and not in deed, with these lines I am aiming for the beginning of a process of dialogue and of union of the disunited; where libertarians, ecologists and disobedient feminists reaffirm ourselves; while even though in our day to day, we are all of that in our private lives and even in our organisations, once outside these spheres, we are nothing more than labour fodder that either works for capital or the State itself, in its various domains of control (administrative, technical, electoral, etc.).  Only a small percentage of the population can live from a project of self-employment and self-management, which in the majority of cases finds itself deprived of networks of mutual aid.

The diagnosis is clear and severe, without the creation of cooperative self-employment, no future is possible.  And following on this reflection, we should work with all of the organisations and individuals that we want to walk together with towards the creation of a society with neither State nor Bank.  The cure for the diagnosed illness is clear, to again understand unionism as the CNT did in the 1930s of the last century, when this organisation created a structure in different spheres of life that generated an alternative of services and employment to that of the state apparatus.  This cure must be accompanied by two fundamental elements in the 21st century: first, the struggle against hetero-patriarchy, and second and as an irrevocable element, the defence of the territory.  For this, social ecology and feminism are two basic ingredients of this proposal that connect with libertarian ideas.

Our proposal of political, social and economic change is clearly pacifist, feminist and eco-self-sustainable with the planets ecosystems and the living beings that inhabit them.  It will therefore be for the State and the Bank to decide how they will struggle against the new social order that we have decided to propose non-violently and as a political strategy.

We libertarians are not opposed to the creation of an organisation that promotes, generates and organises work, consumption and social services.  What we are opposed to are the coercive, vertical and repressive forms of organisation.

Leave a comment

Filed under Uncategorized

¿Contamos con una estrategia l@s libertari@s para transformar la sociedad?

ajedrez
 
Muchas de las preguntas que formulo en este breve post considero que son fundamentales si realmente los y las libertarias nos planteamos transformar la sociedad en este siglo XXI, teniendo en cuenta y siempre en mente, el contexto de colapso ambiental que vivimos, que también, las consecuencias ambientales que tendría sobre dicho colapso la producción de armamento en un contexto de guerra.
¿Hemos pensado como descapitalizar el Estado desde una óptica libertaria?
¿ Somos conscientes de lo que implicaría una estrategia de confrontación directa con los Estados sin una organización fuerte y socialmente respaldada?
¿ Realmente nos hemos planteado el poder armamentístico de los Estados Occidentales si pensamos derrotarlos con sus medios?
¿Que implicaría esa lógica de cara a la sociedad civil que queremos transformar?
¿ Seremos inteligentes mediante la estrategia para desenmascarar su violencia?, o más bien, ¿ Tacharemos toda estrategia a largo plazo como pequeño-burguesa y seguiremos siendo revolucionarios de ciudad o ermitaños en el campo?.
¿ Somos conscientes del potencial que posee crear herramientas de autogestión laboral-económica para descapitalizar el Estado?, y por último, ¿ Realmente entendemos la ruptura que supone con el capitalismo organizarse en grupos de consumo, al tiempo, que realizamos campañas para el resto de la sociedad de huelgas de consumo en las grandes superficies?
El pensamiento libertario necesita de la mano de la ecología social una estrategia holística que aborde cuestiones tan importantes como, la acción directa , la desobediencia civil, el uso de la pedagogía libertaria como herramienta de transformación o la teorización económica desde una perspectiva no autoritaria. Sin estas preguntas y estas herramientas, poco podremos hacer más que vivir de los mitos y éxitos del pasado, siendo muy coherentes para nuestro propio ego, pero poco coherentes con la realidad actual, una vez salimos de esa esfera tan personal de la percepción social.
“Las instituciones estatales y la opción parlmamentaria son frenos que imposibilitan la transformación de la sociedad, entidades verticales y autoritarias que existen para reforzar y perpetuar los derechos de las élites extractivas sobre las mayorías sociales; por lo que la izquierda parlamentaria o “los de morado”, con sus prácticas y vías políticas solo hacen que engañar y vender humo a las clases populares prometiendo cambios que saben que solo pueden dar en el papel”

2 Comments

Filed under Uncategorized

EL CULTURALISMO INTERNACIONALISTA COMO PARADIGMA IDENTITARIO

boina castellana

Reedición de dos textos publicados en El Rincón de Martinico, “El culturalismo desde una visión ecologista” : https://elrincondemartinico.wordpress.com/2014/09/08/el-culturalismo-desde-una-vision-ecologista/ y “Crítica al nacionalismo y su antagonismo con la izquierda marxista y no marxista” : https://elrincondemartinico.wordpress.com/2014/12/15/critica-al-nacionalismo-y-su-antagonismo-con-la-izquierda-tanto-marxista-como-no-marxista/

“Internacionalistas en el tiempo y bio-regionalistas en el espacio”

Cuando hablamos de ser internacioanalistas en el tiempo y bio-regionalistas en el espacio, lo hacemos concibiendo la lucha contra el capitalismo y el productivismo a nivel “macro” y la organización social, política y cultural desde lo “micro” , entendiendo por lo tanto , que es la acción colectiva como internacionalistas, junto con la democracia directa y el muncipalismo libertario, algunos de los ingredientes necesarios para articular una sociedad más inclusiva, participativa y justa para con el conjunto de los pueblos del mundo.

Las culturas y sus elementos diferenciadores han de ser escuchados y atendidos con atención en el presente, de la misma forma que lo fueron en el pasado en lugares como la Sierra de la Candona (sur de México), donde no revelarse contra el magnicidio de la globalización, implicaba en palabras del subcomandante Marcos, la desaparición de una gran parte de la humanidad. Por lo que somos nosotras , aquí y ahora en el sur de Europa, las que debemos de empoderarnos como zapatistas del norte, entendiendo que son las culturas populares junto con la organización “micro” frente a la “macro”, las únicas herramientas capaces de conjugar un nuevo paradigma civilizatorio, contexto, en el que los pueblos del mundo serán una realidad inexorable para la construcción de un contra-poder y una contra-cultura.

Son los grandes capitales los que buscan la uniformidad de los pueblos junto con la destrucción del planeta, hecho el cual, nos aleja de nuestros orígenes como especie; la homogeneidad cultural, solo puede aportar una situación de carencia y ausencia de pertenencia al grupo; tal a-culturación trajo la desgracia para muchos indios norteamericanos despojados de su lengua, cultura y pueblos al ser trasladados de niños/as del Oeste a la Costa Este para su proceso de “anglonización”-.

Cuando hablo de la pertenencia a un grupo, no me refiero a ensalzar uno frente a otro como hacen los movimientos fascistas- hecho el cual lleva a otro tipo de homogenización igual de negativa que la que propone el neoliberalismo-, si no que simple y llanamente, hago referencia a un necesidad humana desde una perspectiva antropológica.
La nueva lógica identitaria que se nos plantea desde el neoliberalismo se mide mediante el nivel de consumo, situación la cual, lleva a una gran parte de las clases populares al ostracismo y a la miseria, despojándolas de sus saberes tradicionales y unificándolas dentro de un marco en el que muchas personas jamás podrán encajar. Difícil por cierto, formar parte de una sociedad implacable que se basa en el consumo desmedido y la economía productivista. Nos encontramos por lo tanto, con un individualismo que promueve la uniformidad de las pautas de vida de las sociedades,todo ello, sin importar el espacio ni la historia de los pueblos que pretenden colonizar culturalmente. En definitiva, podríamos definir la globalización como el nuevo imperialismo de finales del siglo  XX y principios del XXI.

Por otro lado, nos encontramos con otra lógica identitaria que se encuentra en auge en la Europa actual, la nacional-fascista, dicha lógica identitaria se mide, no por el nivel de consumo, si no por el componente etnicista de prioridad nacional, lo cual lleva a suponer un esquema político atractivo para una parte de las clases populares ,que en vez de, centrar el objetivo de sus desgracias socio-económicas en el sistema capitalista y las clases dominantes o burocráticas, lo hacen por el contrario, en los y las más explotadas y estigmatizadas, las migrantes. Ante esta lógica negativa, arcaica e inmovilista, es donde nosotras debemos de plantear una lógica identitaria que no suponga la exclusión de ningún ser humano en ningún grupo cultural; siendo el aprendizaje y la voluntad de formar parte de un grupo, lo que permita a una persona ser parte del mismo, y no por el contrario, el color de piel, los apellidos o el lugar de nacimiento.

Una vez dicho esto y con intención de matizar, es el “internacionalismo culturalista” el que puede crear un nuevo marco cultural-identitario que plante cara al nacionalismo tradicional, nacionalismo clásico, que “tolera” en sus diferentes versiones a personajes poco éticos y reaccionarios( si hablamos del Estado Español) como pueden ser, Sabino Arana, “Jaume el conquistador”, o el también Rey, Eneko Aritza de Navarra, ni que decir tiene por conocido, cual es el pasado de sangre, conquista e imposición sobre el que se ha construido el nacionalismo central español.

Por tales motivos y concretando, deben ser a mi entender los componentes que graviten en torno a los saberes tradicionales, la lengua o la cultura- desde una perspectiva histórico-colectiva-, los que deberían de escribir el relato identitario, que no la referencia a figuras históricas que generaron marcos igual de autoritarios y represivos que los que ejecutaban los reyes  o “héroes” españoles.

Como castellano, no considero que sea legítimo construir la identidad castellana en base a sus reyes y conquistadores, que tampoco a sus años de antigüedad, que sí en base al presente, a sus saberes tradicionales, su cultura colectiva como pueblo, y por último y no menos importante, en torno a sus prácticas democráticas y cooperativas( los concejos abiertos en relación a lo primero, y las dehesas boyales, en relación a lo segundo por poner dos ejemplos recurrentes).

En definitiva, la defensa de las lenguas de los pueblos y su idiosincrasia, han de ser defendidas desde parámetros culturalistas y humanistas, entendiendo que las mismas y sus representaciones artísticas y culturales no pertenecen a un solo pueblo, sino que son patrimonio del conjunto de la humanidad.

No debemos olvidar, de igual modo, la evolución que han sufrido las lenguas, los pueblos y las realidades socio-políticas a lo largo de la historia de la humanidad, es por ello, por lo que no podemos obviar las cadenas que nos atan a nuestra realidad y nos demuestran tanto de forma cualitativa como cuantitativa, que los únicos elementos que por desgracia ha persistido desde el Neolítico hasta la actualidad en casi todos los pueblos del mundo, han sido la dominación de unos sobre otras (hago tal acepción al género teniendo en cuenta la sociedad heteropatriarcal en la que vivimos) y la explotación de la “madre tierra”.

Una vez dicho esto, es importante entender la interconexión que se existe entre la opresión que sufren las clases populares de todos los rincones del mundo, hecho que nos debe hacer conscientes, de que no podrán existir luchas liberadoras y justas que contemplen dentro de su ideario la exaltación o liberación de un único pueblo, ya que tal acción, estaría sembrando las semillas necesarias para la recolección futura de la xenofobía y la endogamia socio-política.

La historia, nos ha demostrado que los pueblos oprimidos, repiten las barbaries a las que las clases opresoras extranjeras les sometieron, dejando constancia, de que no solo se trata del control político de un pueblo a manos de sus autóctonos, son varios los ejemplos al respecto, podríamos mencionar como la liberación de los Estados Unidos del dominio británico no generó una mejor calidad de vida para el 99% de sus habitantes, o de como, en Sudamérica los terratenientes españoles eran sustituidos por los terratenientes criollos, sin trastocar dicha “liberación”, las penurias y opresiones que sufrían los habitantes de estos nuevos estados. Por ello, la liberación de los pueblos ha de asentarse en la creación de organizaciones sociales que se basen en la horizontalidad y la descentralización, tanto a nivel político como organizativo.

No existen por lo tanto, ni libertad ni emancipación social mientras que las mismas se demanden bajo los esquemas nacionalistas que fueron ideados para separar y enfrentar a las clases populares; debemos de ser conscientes de que el nuevo paradigma social, económico, político y filosófico vendrá del municipio y la comarca-que no desde lógicas estatistas-, bajo el paraguas de las bioregiones, ya sea por previa concienciación, o por la imposición del planeta. Por lo que no debemos olvidar que la solución a los problemas actuales NO SERÁ TÉCNICA, si no que por el contrario, será  internacionalista en el tiempo y bio-regionalista en el espacio.

“La diferencia entre lo cultural y lo nacional radica en que lo cultural no es más que la pluralidad existente entre los pueblos del mundo, sin tener la necesidad por lo tanto, de ensalzar o mitificar una cultura concreta desde perspectivas chovinistas y excluyentes. Por lo que el concepto de culturalismo internacionalista rompe con todo el lastre e historicidad negativa que lleva a sus espaldas el fenómeno del nacionalismo clásico”

Leave a comment

Filed under Uncategorized