SITUACIÓN SOCIO-LINGÜÍSTICA DEL EUSKERA EN NAFARROA

Una aproximación a la realidad lingüística de Nafarroa desde el contexto de Euskal Herriak

Fuente de la imagen: Quora

Nafarroa siempre ha sido un país rico en cuanto a variedad lingüística se refiere, ya en el antiguo Reino de Navarra se hablaba romance navarro y latín en el sur, y euskera y gascón en el norte del territorio. En ese contraste norte-sur del territorio, las zonas medias eran lugares de transición lingüística entre el euskera, el latín o el romance navarro- aunque es un hecho evidente que la toponimia vasca en nombres de lugares o apellidos de personas se da en toda Euskal Herriak-. Cuando hablo de la situación sociolingüística de Nafarroa, lo hago con el objetivo de indicar que antes de la conquista del Reino de Navarra por parte de los castellano-aragoneses esta tierra tenía una rica pluralidad idiomática.

Tras la ya citada invasión, se impuso progresivamente el castellano en la Alta Navarra gracias a la ayuda de la Iglesia católica y el francés en la Baja Navarra, francés que se consagró definitivamente como única lengua a partir de la Revolución francesa. En la actualidad y con el paso de cientos de años, el castellano ha pasado a ser una lengua más dentro del mapa sociolingüístico de Nafarroa. El euskera por su parte y tras soportar las diferentes embestidas represivas que ha sufrido a lo largo de los últimos siglos, se ha ido consolidando como una lengua rica y de amplio uso en Navarra. Desgraciadamente hemos perdido el romance navarro como patrimonio cultural de nuestra tierra, idioma que derivaba del latín.

En este siglo XXI ya no solo tenemos el euskera y el castellano como lenguas vivas, sino que también, los movimientos migratorios han traído a este Herrialde multitud de variedades lingüísticas que conviven con nosotras de manera diaria. Es nuestra obligación desde una perspectiva de izquierdas que todas las lenguas que se hablan sea respetadas y se ofrezca la posibilidad de que las descendientes de las personas migradas tengan el derecho de poder conocer la lengua de sus antepasados para prevenir el desarraigo y futuros problemas de índole cultural. Dicho esto y siendo conscientes de nuestra realidad actual, el castellano y el euskera han de servir como lenguas vehiculares teniendo en cuenta la realidad sociolingüística de cada comarca o municipio.

Un ejemplo de esto que digo, es como en el Valle del Baztan el euskera es una lengua predominante y por lo tanto todo tipo de eventos o gestiones públicas deberían de estar facilitadas e impartidas en euskera. Diferente es el caso de la Comarca de Iruñerria o la Zona Media, donde el castellano juega un papel predominante en casi todos los pueblos, barrios o ciudades. Aunque es importante decir también que el euskera se ha consolidado como una lengua en ambos territorios, lo cual me lleva a plantear la necesidad de que todo tipo de trámite institucional o actividad social, lúdica o cultural se pueda realizar en euskera y al mismo nivel que las que se realizan en castellano, siendo conscientes que las vascohablantes han ido creciendo exponencialmente a lo largo de estos últimos años.

Si nos vamos a la zona sur del país, es importante trabajar para potenciar el euskera como una lengua más, ofreciendo facilidades a todas las navarras de la Ribera para aprender la “lingua navarrorum”. Ya que actualmente y partiendo desde la más pura objetividad, este territorio en un tanto por ciento altísimo es monolingüe (en lengua castellana).

En este sentido y extrapolado a todo el país, si realmente queremos desarrollar una política lingüística en favor del euskera, es fundamental que todas las empresas e instituciones públicas den la posibilidad a sus empleadas de llevar a cabo una reducción de la jornada laboral y una gratuidad en la enseñanza del euskera para que el aprendizaje de esta lengua no recaiga en el “voluntarismo” de las personas, sino más bien, sea una tarea colectiva que todas las navarras debemos realizar con el apoyo necesario para realmente potenciar la normalización lingüística que necesita este país.

Es fundamental también que desde los ámbitos más euskaldunes, se entiendan las diferentes realidades que se dan en los distintos Herrialdes de Euskal Herriak, intentando de este modo reforzar la identidad navarra diferenciada no únicamente desde un ámbito lingüístico, sino también desde un punto de vista histórico. Es decir, el Reino de Navarra era un territorio de pleno derecho a nivel político que fue conquistado por otras dos naciones. De hecho y aunque me desvíe un poco del tema en cuestión, desde una lógica sustentada en el derecho internacional, tiene más sentido reclamar un referéndum de autodeterminación desde un punto de vista histórico (la conquista de Navarra) que desde un relato de comunidad lingüística monolítica (la euskaldun) en un territorio determinado, en este caso, Euskal Herriak.

Hoy en día y desgraciadamente, el euskera se entiende como “politizado” por unas (las personas que se consideran identitariamente españolas) y cómodamente acunado por otras que aunque hacen esfuerzos por sacar al euskera del gueto, siguen pecando de ciertas dinámicas que excluyen a una buena parte de la sociedad navarro-vasca. Lo cierto es, que parte de estos dos grupos bien definidos sociológicamente, se encuentran el resto de personas que viven en esta tierra y que independientemente del idioma que utilicen a diario no ven en el mismo un escollo y asumen de buen gusto la pluralidad lingüística de navarra. Un claro caso de esto que digo, es como cientos de familias navarras que no saben euskera llevan a sus hijas al modelo D. Demostrando ser conscientes de la mano de esta decisión de la importancia que tiene la preservación del euskera. De igual modo, reconocen la presencia del castellano en esta tierra y consideran a la misma como lengua propia pese a querer para sus hijos e hijas que ambas lenguas las consideren como suyas. Dicho esto, la identidad navarra no se menoscaba en absoluto de la mano de esta realidad, ya que ningún irlandés se siente menos irlandés o más parte del Reino Unido por reconocer el inglés como lengua del país, al igual que lo era y lo es el gaélico.

La polaridad que existe en esta tierra es preocupante, mientras que ciertos partidos o colectivos vinculados a la “izquierda estatista” -en toda su amplitud- utilizan el castellano como lengua de comunicación pública y privada sin apenas prestar atención al euskera, nos encontramos en contraposición y como la cara opuesta de la moneda, como otros grupos políticos o agrupaciones de personas utilizan en su comunicación, actos o asambleas el euskera como método de comunicación público, que no en muchas ocasiones, como código de comunicación privado. Esto que hablo es una problemática que hemos visto de manera más intensa a la hora de organizar jornadas, eventos, plataformas, etc.

En mi opinión, cualquier persona debería poder expresarse en la lengua que le plazca en cualquier acto de carácter público, intentando el resto recurrir a las diferentes herramientas de traducción que nos ofrece la tecnología. Obviamente lo ideal sería -como he comentado con anterioridad- que se pusieran los medios futuros correspondientes para que las personas que viven en este país pudieran entender al menos dos de las tres lenguas vehiculares existentes. Ahora bien, es importante que la comunicación y la difusión de ideas que cubren a toda la sociedad navarro-vasca se produjesen en los tres idiomas con el objetivo de buscar la mayor difusión posible. Sea como fuere, cada una decidirá a que tanto por ciento de la población pretende llegar y cuan amplia desea hacer su propuesta social, política, económica, etc. Eso sí, para mí y es una opinión personal, navarras son todas aquellas que viven y trabajan en esta tierra con independencia de la lengua que emplean en su vida diaria.

Es tiempo de tender puentes para la sociedad navarro-vasca, es hora de una convivencia lingüística real dónde se reconozca el trilingüismo de esta tierra tanto por unas como por otras. Es fundamental en este contexto asentar la lengua más débil en esta tierra -por número de hablantes activos-, el euskera, facilitando su enseñanza en todos los estratos de la sociedad de la mano de la gratuidad y la implicación de la patronal y la administración en este futuro proceso de inmersión lingüística, para que todas las personas navarro-vascas tengan la posibilidad e incluso la obligación de poder manejarse en dos de las tres lenguas de Euskal Herriak (en castellano y euskera en Hegoalde y en francés y euskera en Iparralde). El futuro dirá, en nuestras manos esta construirlo desde la empatía, la paciencia y estrategia colectiva.

La mejor estrategia colectiva para construir una sociedad euskaldun en toda Euskal Herria, pasa por aceptar la pluralidad lingüística del territorio, asumiendo la presencia del castellano y el francés y luchando al mismo tiempo, por un país donde cada una se pueda expresar en la lengua que quiera desde Tutera hasta Mauléon-Licharre sin que esto suponga conflicto alguno, ya que se entendería que tanto el euskera, como el castellano o el francés son tres lenguas vivas que han de convivir en este territorio desde la equidad y la fraternidad como patrimonio común del pueblo vasco contemporáneo que son”

En Iruñea, a 21 de octubre de 2021.

Leave a comment

Filed under Uncategorized

MAIXABEL

CRÓNICA DE UN RELATO SESGADO

Fuente de la imagen: El Confidencial.

Es imprescindible entender que para poder hablar con cierta legitimidad del conflicto vasco, la persona que lo haga debe haber estado afincada en este país, al menos durante unos cuantos años, para así poder entender el clima que se vivía en sus calles y plazas. Es por esta razón entre otras que la película “Maixabel” de Icíar Bollaín y que protagoniza Blanca Portillo junto con el gallego Luis Tosar, poco tiene que ver con la realidad vasca que se vivió y en cierto modo se vive aún en la actualidad en este territorio; los clichés utilizados, la falta de perspectiva historiográfica y la ausencia del “otro relato” en este film evidencian lo sesgado que es el mismo y que ni por asomo refleja los diferentes sufrimientos que se vivieron en Euskal Herria. Por no hablar de que infantiliza, ridiculiza y aborda desde un punto de vista muy paternalista los motivos por los que los protagonistas entraban en ETA o de como dicha organización no era más que un “engaña chiquillos” sin la capacidad crítica de abordar el fenómeno como lo que fue, un conflicto armado y político que se vivió por unos motivos concretos y que tenían un trasfondo muy definido a nivel ideológico.

Como casi siempre que se habla de ETA en el cine o en cualquier trabajo documental, de nuevo en esta cinta se eligen unos victimarios muy claros y unas víctimas muy definidas. Sí que es verdad y toca decirlo, que utilizar a Juan María Jauregi como protagonista pone sobre la mesa a un personaje histórico diferente con un recorrido político vinculado a la izquierda en el pasado, eso sí, el cual con el paso de los años acaba militando en el PSE-EE. De igual forma, la perspectiva con la que afronta la muerte de Juan María Jauregi su viuda Maixabel Lasa y el distanciamiento de la misma con otras asociaciones de víctimas estrechamente relacionadas con la extrema derecha, da un paso adelante en la forma de tratar el conflicto que en otras ocasiones no hemos visto en la gran pantalla. Es verdad también, que al espectador vasco y de sensibilidades euskaltzales e independentistas se le puede quedar un sabor más agrio que dulce, ya que la directora madrileña no profundiza en el conflicto y solo humaniza a aquellos ex-militantes de ETA que se acogieron a la “Vía Nanclares”, perdiendo así la oportunidad de abordar la temática tratada desde una óptica más amplia donde el contexto, los orígenes históricos de la banda armada y la sociología vasca cuentan con un peso fundamental para poder explicar qué es lo que pasó en Euskal Herria. Dicho esto, considero que es una cinta que tampoco va a gustar a la caverna española (PP, VOX, AVT…) y que desde luego también, es un trabajo que va a provocar debate y polémica en algunas zonas del territorio estatal al ser visualizada.

Si seguimos abordando el conflicto vasco y todas sus consecuencias, podemos apreciar que en Ciencia política lo que aquí sucedió muchas estudiosas en la materia lo podrían calificar como “guerra de baja intensidad”. Esto quiere decir que para los militantes de cualquier organización armada, el Estado contra el que luchan y sus fuerzas de seguridad son un objetivo, al igual que para el ejército o los cuerpos de seguridad los miembros de esa organización “x” son unos objetivos que pueden perfectamente eliminar en un tiroteo o en una confrontación armada. En este punto es importante mencionar, que muchos de estos Estados en estas de “guerras de baja intensidad” vulneran los derechos humanos llevando a cabo torturas como método de presión, desmoralización y obtención de información del enemigo- me limito a hacer una explicación académica de lo que es una “guerra de baja intensidad”-. De hecho, lo que paso aquí y salvando las distancias, lo hemos visto en Irlanda con el IRA o en Alemania con la RAF, por poner dos ejemplos recurrentes. Es fundamental enunciar que todos los Estados se han dotado de cloacas para enfrentarse a los grupos armados disidentes sin respetar su propio Estado de derecho.

Ni qué decir tiene que la violencia es un drama y que nadie en su sano juicio recurre a la misma de buen gusto. El estrés postraumático que sufren multitud de militares es un ejemplo de las secuelas psicológicas que puede dejar la guerra y la muerte incluso en personas que han sido formadas para matar a otras personas en escenarios de guerra. Nadie duda de la crudeza de los conflictos violentos y del dolor que producen a los bandos implicados, eso sí, en torno al conflicto vasco todo el mundo habla de las 864 víctimas que causo la Organización armada vasca, pero nadie o casi nadie profundiza en el dolor causado por el Estado español y sus cuerpos para-policiales, según el informe del Gobierno Vasco “Sobre víctimas del terrorismo practicado por grupos incontrolados, de extrema derecha y el GAL”: fueron asesinadas sesenta y seis (66) personas y heridas de distinta consideración otras sesenta y tres (63). Hubo así mismo un secuestro. El GAL asesinó a veinticuatro (24) e hirió a veintisiete (27) más. El Batallón Vasco Español cometió dieciocho (18) asesinatos y causó heridas a otras dieciocho (18). La Triple A cuenta, por su parte, con ocho (8) asesinatos en su haber, por otros seis (6) del GAE, como los grupos más relevantes en su acción criminal.

Los datos proporcionados con anterioridad no tienen en cuenta las torturas o violaciones de derechos humanos cometidas en dependencias policiales; del mismo modo, no se refleja el castigo asistido a las familias de las presas políticas vascas de la mano de la dispersión, las muertes causadas en la carretera fruto de dichos desplazamientos o la vulneración de derechos básicos que han sufrido muchas ciudadanas vascas por el mero hecho de ser vascas.

ETA paró su actividad armada en 2011, aun así, lo que no ha parado ha sido la represión, las detenciones, los montajes policiales o la violencia que ejerce el capitalismo español sobre la clase trabajadora. Sistema que nos obliga a pluriemplearnos, pagar alquileres que no se corresponden a nuestros salarios, desangrarnos con facturas de la luz cada vez más altas, desahucios, etc. Por no hablar que aquello que pedían hace unos años en Euskal Herria, es decir, que se utilizasen vías exclusivamente políticas para la resolución del conflicto vasco, hemos visto como en Catalunya utilizándose esas vías por parte de los políticos y las políticas catalanas, las mismas solo han derivado en represión y penas de cárcel impuestas por el Estado español o en el mejor de los casos el exilio de dirigentes políticos independentistas.

En definitiva, la violencia que causa el capitalismo o el Estado con sus herramientas económicas, políticas, judiciales o represivas no se contemplan en ningún informe, aún siendo el suicidio una de las principales causas de muerte en el Estado español por encima de los accidentes de tráfico. Solamente en el año 2019 las muertes por suicidio han subido un 3,7% según datos del INE y estos suicidios, son una prueba más de que algo falla en mundo basado en la competitividad, el credencialismo salvaje y la precariedad más feroz.

Para terminar, me gustaría remarcar lo que ya he expresado, la violencia es un drama, no es deseable y mucho menos para casi nadie es un gusto utilizarla. Por ello, debemos hablar de la misma desde una perspectiva integral, que no de manera sesgada y partidista, de seguir haciéndolo así, una parte de la sociedad vasca siempre se sentirá pisada, humillada y maltratada. Los relatos no se basan en el blanco y en el negro, sino que por el contrario, son la gama de claro-oscuros los que determina la historia sociopolítica de cualquier país.

Seguramente aún quedan muchos años para que algún director o directora se atreva a contar la otra verdad, la de aquellos y aquellas que vivieron en Euskal Herria la violencia directa del Estado con sus numerosas muertes, torturas, humillaciones o la tan cotidiana represión que sufrían y sufren miles de jóvenes vascas. Voces silenciadas, las cuales merecen ser tan escuchadas y llevadas a la gran pantalla como las voces del otro lado del conflicto, las cuales por cierto, siempre cuentan con todo el respaldo institucional y la propaganda del relato único. Relato sesgado e impropio de un conflicto armado y político que debería de intentar abordarse desde la más precisa veracidad y objetividad posible.

En Iruña, a 2 de octubre de 2021.

Leave a comment

Filed under Uncategorized

DESHAZKUNDEAREN ETA EKOLOGISMO SOZIALAREN ALDEKO TOPAKETAK


MÁS ABAJO EN CASTELLANO

Urteak dira proposatzailea izan nahi dudala, eta aurrez aurrekoa kritikatu beharrean, nahiago dut sortzeko bidean dauden gauzak proposatzea, eta ez beste pertsona batzuek eraikitakoa suntsitzeko bidea aukeratzea, nahiz eta onartu behar den guztiok daukagula noizean behin tentazio hau. Izan ere, Gasteizko Topaketa libertario batzuetara joan ondoren, eta desazkundea, ikuspegi ekosozialetatik egindako lana, lurraldearen inguruko hausnarketa edota antolaketa politikoaren aspektuei inguruko gaien egin zen tratamenduaren (edo hobe esanda, tratamendu ezaren) ondoren, nire ustez behar-beharrezkoak dira Euskal Herrian desazkundea eta politika ekosozialen beharrari helduko dioten topaketa batzuk antolatzea.

Bizi dugun une honetan, ekologiak benetan hazi nahi badu eta herrialde honetan leku bat izan nahi badu, bere diskurtsoan klase-ikuspegi bat sartzearen aldeko apustua egin behar du, enpleguaniztunasunaren eta hilabete amaierara ez iristearen garaiak bizi ditugulako. Errealitate honek ez die migratzaileei bakarrik eragiten, milaka gazte nafar-euskaldunek ere (eta ez hain gazteek) bizi dute.

Argindarraren prezioaren igoera, langile klasearen aldeko neurriak hartzeko agintarien ezintasuna, Lan Erreforma ez indargabetzea, herritarren erosteko “ahalmen” prekarioa, gure gazteen etorkizunaren proiekzio eskasa, planetaren mugak kontuan hartzen dituen ekonomiarik ez egotearekin batera, nahikoa arrazoi dira aurrerapauso bat emateko eta manifestu hau egiteko. Manifestu horrek Nafarroako sinergien eta gizarte-sinergien frontea sortu nahi du.
Asko dira klimaren gaia lantzen duten kolektiboak, baina ez dute lan-prekarietatearen gaia hain jomugan jartzen; era berean, beste horrenbeste dira lan-arazoa lantzen duten kolektiboak, baina ekologiaren gaia ia jorratzen ez dutenak.

Testu honen helburua batzuek zein besteek aberasteko eta modu esponentzialean hazteko aukera izatea da, begia fronte bateratu baten eraikuntzan jarriz, lurralde honi kolapso ekologikotik, lan-prekarietatetik eta mundu berekoi honetan bizi ditugun ustiapen edo desberdintasun ugarietatik irteteko aukera emateko.

Gu Ipar horren parte gara, gero eta oparoagoa den Iparraldea, baina gure gizartean kapitalak pilatzen jarraitzen duten pertsona gutxientzat luxuzkoagoa dena. Espainiako Estatuan, Credit Suisse erakundearen txosten baten arabera, aberatsen kopuruak gora egin du 2020an. Gaur egun milioi bat milioitik gora milioi daude, 1.147.000 pertsona hain zuzen ere, euren kontu korrontean sei zeroko zifra dutenak, Espainiako Estatuko biztanleriaren % 2 baino pixka bat gehiago.

Desazkundearen beharra erakusten digun beste adibide bat India da, gaur egun munduko bigarren herrialderik populatuena 1.123 milioi biztanlerekin eta 2050ean populatuena izango dena 1658 milioiko zenbaki harrigarriarekin. Jaime Requeijok “Odisea 2050” liburuan azaldu duenez, giza olatu horrek herrialdeak bizi dituen pobrezia arazoak areagotuko ditu. 2005ean, biztanleriaren % 85,7a, hau da, 827 milioi lagun, egunean bi dolar baino gutxiagorekin bizi zen. Ikus dezakegun bezala, horrelako datuek espezie gisa dugun iraungipena prebenitzeko neurriak hartzera behartzen gaituzte; izan ere, giza espeziearen irtenbide bakarra desazkundea eta ekologia soziala dira.

Ez du balio begano bihurtzearekin bakarrik, ekoizpen-sistema eraldatu behar da eta haragia jatea edo ez jatea ez da klase-pribilegioa bihurtu behar. Begien bistakoa da haragiaren eta arrainaren kontsumoa murriztu behar dela, baina era berean, funtsezkoa da nekazaritza- edo abeltzaintza-ekoizpen oro polilaborearen inguruan ezartzea eta Monsanto bezalako enpresek monopolitzatzen duten monolaborantza eta mila km-tara ezartzen den esportaziotik, hurbileko ekoizpenera pasatzea.

Aldaketa tokian tokikoa izan behar da, oinarrizko demokrazia, bioeskualdea, politika desprofesionalizatua, elkarrekiko laguntza, disruptore endokrinorik gabeko ekoizpen ekologikoa… Azken batean, “Iraultza” ez da klasikoek uste zuten bezalakoa izango. XXI. mende honetan, gure borroka-gurdirik handiena erosketarena da, hautatzearena; izan ere, ez dugu ahaztu behar haientzat, merkatuentzat, dendetan eta saltoki handietan kontsumitzen duten zenbakiak baino ez garela, eta merkatu kapitalista askearen arabera eta etekina nagusia den arautzen diren enpresentzat edo konpainientzat lan egiten dugula, zeinentzat nagusia etekina da. Hori dela eta, haien ekoizpen “ekozida” ren aurrean, kontsumoaren arloan egin dezakeun erantzun intsumisoa funtsezko tresna izan daiteke gizarte hau eraldatzeko.

Euskal Herriak eremuan izan daitezkeen topaketa horiek topagune anitza eta inklusiboa izan beharko lukete, XXI. mende honetan bizi dugun kolapsoaz jabetzen diren eragile sozialekin eztabaidatzeko. Kokalekua eta egunak zehazteke daude, baina Iruñeak duen sinbolismoagatik, jardunaldi ekosozial eta dekrezentistak sortzeko kontuan hartu beharreko lekua izango litzateke nire ustez nafar-euskal herriarentzat proposamen berde, horizontal eta komunal bat eraikitzeko.

Testuari amaiera eman nahi nioke Malatestaren hitzak aipatuz: “Ordezten dena bakarrik suntsitzen da”.

Iruñean, 2021eko irailaren 21ean.

Interesa duten pertsona guztiek honako helbide honetara idatzi:

elrincondemartinico@gmail.com


HACIA UNAS JORNADAS DECRECENTISTAS Y ECOSOCIALES EN EUSKAL HERRIAK



Hace años que me propongo ser propositivo y en vez de criticar al de en frente, prefiero proponer cosas que vayan en la dirección de crear y no de destruir lo edificado por otras personas, aunque hay que reconocer que todas tenemos de vez en cuando la tentación de hacerlo. El caso es que después de asistir a unas Topaketak libertarias en Gasteiz y tras la nula presencia en esos encuentros de materias como el decrecimiento, el trabajo desde ópticas ecocociales, la cuestión territorial o aquellos aspectos que gravitan en torno a la organización política, considero que son más que necesarios unos encuentros que aborden el decrecimiento y la necesidad de políticas ecosociales para Euskal Herriak.

Vivimos un momento donde la ecología debe apostar por introducir en su discurso una perspectiva de clase si verdaderamente quiere crecer y tener una cabida en este país. Y tiene que hacerlo, porque vivimos unos tiempos donde vivir pluriempleado o no llegar a fin de mes son una realidad que ya no solo afecta a la población migrante, sino que también es vivida por miles de jóvenes (y no tan jóvenes) navarro-vascos.

La subida del precio de la luz, la imposibilidad de los y las gobernantes para tomar medidas a favor de la clase trabajadora, la no-derogación de la Reforma Laboral, el precario “poder” adquisitivo de la ciudadanía, la poca proyección de futuro de nuestros más jóvenes, sumado a la ausencia de una economía que tenga en cuenta los límites del planeta, son motivos más que suficientes para dar un paso al frente y hacer este manifiesto que pretende generar un frente de sinergias donde la ecología social y el decrecimiento sean los elementos vertebradores de la sociedad navarro-vasca.

Son muchos los colectivos que trabajan la cuestión del clima, pero no ponen tan en su punto de mira la cuestión de la precariedad laboral, de igual manera, son otros tantos los colectivos que trabajan la cuestión laboral, pero que apenas tratan la cuestión ecológica. Este texto lo que pretende es que tanto unos como otros tengan la posibilidad de enriquecerse y crecer de manera exponencial con el ojo puesto en la construcción de un frente conjunto que brinde a este territorio la posibilidad de salir del colapso ecológico, la precariedad laboral y el sinfín de diferentes explotaciones o desigualdades que vivimos en este mundo egoísta.

Nosotras formamos parte de ese Norte, un Norte que cada vez es menos opulento para nosotras, pero más lujoso para las pocas personas que siguen acumulando capitales en nuestra sociedad. En el Estado español, según un informe de Credit Suisse, el número de ricos ha aumentado durante el año 2020. Actualmente hay más de un millón de millonarios, en concreto 1.147.000 personas que en su cuenta corriente tienen una cifra con seis ceros, un poco más del 2% de la población del Estado español.

Un ejemplo más que nos evidencia la necesidad de decrecer es la India, actualmente el segundo país más poblado del mundo con 1.123 millones de habitantes y que será el más poblado en 2050 con la heladora cifra de 1658 millones. Esta marea humana intensificará más aún, según Jaime Requeijo en su libro “Odisea 2050”, los problemas de pobreza que ya vive el país. En 2005 en dicho territorio el 85,7% de la población, es decir, 827 millones, vivía con menos de dos dólares diarios. Como podemos apreciar, este tipo de datos, nos obligan a tomar medidas para prevenir nuestra propia extinción como especie, y es que la única salida para la especie humana pasa por el decrecimiento y la ecología social.

No vale solo con hacerse vegano, hay que transformar el sistema productivo y que la elección de comer carne o no comerla, no se convierta en un privilegio de clase. Es obvio que hay que reducir el consumo de carne y pescado, pero también es fundamental que toda producción agrícola o ganadera se establezca en torno al policultivo y la cercanía frente a la imposición del monocultivo y exportación a miles de km que se da en la actualidad y que se encuentra además, monopolizado por empresas como Monsanto, por poner un ejemplo de los varios que hay.

El cambio ha de venir desde lo local, la democracia de base, la bioregión, la política desprofesionalizada, el apoyo mutuo, la producción ecológica libre de disruptores endocrinos… en definitiva, “la revolución” no será como la imaginaban los clásicos. En este siglo XXI nuestro mayor carro de combate es el de la compra, el de la elección, porque no debemos de olvidar que para ellos, para los mercados, no somos más que números que consumen en tiendas y grandes superficies y que trabajan para empresas o compañías que se rigen por el libre mercado capitalista, donde lo único que prima es el beneficio. Por ello, nuestra respuesta insumisa en materia de consumo frente a su producción ecocida puede ser una herramienta fundamental para transformar esta sociedad.

Estas posibles “topaketak” en el ámbito de Euskal Herriak deberían ser un lugar de encuentro plural e inclusivo donde debatir con los diferentes agentes sociales que son conscientes del colapso que vivimos en este siglo XXI. El emplazamiento y los días serían algo por determinar, pero por el simbolismo que encierra Iruñea, considero que sería un lugar a tener en cuenta de cara a la creación de unas jornadas ecosociales y decrecentistas para construir una propuesta verde, horizontal y comunal para el pueblo navarro-vasco.


Me gustaría acabar con una cita de Malatesta, que decía: “solo se destruye lo que se sustituye”.


En Iruñea, a 21 de septiembre de 2021.


Todas aquellas personas interesadas escribir al siguiente correo:

elrincondemartinico@gmail.com



1 Comment

Filed under Uncategorized

Firma de libros en la Feria del Libro de Madrid (12-9-2021)

Leave a comment

September 2, 2021 · 12:28 pm

¿QUÉ ES EL ECOLOGISMO INTEGRAL? (Audio)

https://www.briega.org/es/autoria/pedro-a-moreno-ramiro

Leave a comment

Filed under Uncategorized

EL TURISMO SEGÚN LO ENTENDEMOS ES INSOSTENIBLE

Fuente de la imagen: LaVanguardia

Todas nos hemos ido de vacaciones en algún momento de nuestras vidas. Lo hemos hecho como algo normal y con el convencimiento de que tenemos ese derecho como personas que nos matamos a trabajar, o en su defecto estudiar, durante todo el año. El hecho es que la pandemia del COVID-19 si algo nos ha demostrado -entre otras cosas-, es que si queremos caminar hacia la “buena vida” y la sostenibilidad ambiental, vivir del turismo simboliza y significa todo lo contrario.

No me iré hasta la costa mediterránea para justificar esto que digo, sino que señalaré y pondré de ejemplo tres lugares que mucha gente, aunque los conozcan y les suenen, no son ni de lejos los lugares más turísticos de la península ibérica. De hecho, el tercero de los emplazamientos que voy a indicar como ejemplo, si de algo no vive es del turismo, ya que se encuentra en eso que algunos de manera oportuna se empeñan en llamar la “España vaciada”, cuando en realidad lo que existe es un Estado español mal repartido demográficamente.

Santillana del Mar en Cantabria, con una población de 4.021 habitantes, cuenta con una oferta hotelera de 24 hoteles, 4 albergues, 25 apartamentos, 2 campings, 55 apartamentos rurales, 1 hostal y 19 pensiones, lo que suman la heladora cifra de 130 alojamientos turísticos en la villa cántabra- datos que he obtenido de la web del Ayuntamiento: https://santillanadelmarturismo.com/

Si una persona da una vuelta por este bello paraje, lo cierto es que de tan turistificado que está, una puede pensar que se encuentra en un plató de televisión o en las calles de un parque temático. En este pueblo no he entrado a investigar en profundidad el número de restaurantes que existen, eso sí, puedo afirmar que son abundantes y que evidencian y ponen sobre la mesa, cómo toda la actividad de un pueblo depende en su totalidad del turismo urbanita.

Siguiendo en esta línea me gustaría hablar del siguiente ejemplo: Gares/Puente la Reina. Municipio navarro que se encuentra en el Camino de Santiago y que tiene 2.787 habitantes. Este emplazamiento urbano contempla dentro de su término municipal- según datos de la oficina de turismo de la localidad navarra-, con 5 apartamentos, 5 hoteles, 6 albergues y 1 camping, lo que supone una suma total de unos 17 alojamientos turísticos.

Rompiendo la lógica de lugares con una gran afluencia de turistas y por buscar el contraste, el último ejemplo elegido ha sido Palencia, que cuenta con una población de 78.144 habitantes y un total de 23 alojamientos turísticos repartidos entre hoteles, hostales, pensiones, albergues y apartamentos de uso turístico- los datos que expongo han sido extraídos de su web municipal: https://turismo.aytopalencia.es/

Como se puede apreciar, la diferencia es notable con los otros dos municipios, aún contando estos con mucha menos población que la localidad castellana. Me gustaría destacar, que fue recientemente Santillana del Mar el territorio que me dejó profundamente impactado debido a la gran cantidad de turistas que invadíamos el pueblo abarrotando sus calles y comercios.

Tras dicha experiencia me decidí a escribir este artículo para decir que ASÍ NO, y es que el turismo no debe ser turismo sino otra cosa. Este fenómeno que se dió allá por el siglo XIX fruto del estilo de vida que surgió tras la revolución industrial, y en poco más de 150-180 años se ha popularizado entre casi todos los estratos sociales y ha puesto en la palestra un problema más de las sociedades occidentales: el turismo. La razón por la que viajamos a Conil, Tailandia o cualquier otro lugar “de moda”, muchas veces no es otra que la de seguir el rebaño: hacemos viajes que no nos hacen descansar y que tampoco nos liberan, simplemente los hacemos porque es lo que hace todo el mundo. Son muchas las personas que se gastan grandes cantidades de dinero para subir sus fotos a Instagram o TikTok y así demostrar de esta forma que tienen una vida plena. Pero, ¿somos felices cuándo viajamos? Y por otro lado, ¿es el turismo algo justo? Es decir, ¿todas las personas de este planeta pueden viajar como nosotras las occidentales? Y lo que es aún más importante ¿si pudieran hacerlo, sería sostenible?

En este punto y tras todas estas preguntas, llegamos al mismo punto de siempre: el crecimiento económico, que es el principal motor del turismo,es insostenible. No podemos ni debemos seguir viajando como viajamos. Por eso, y es importante decírselo a nuestros gobernantes, el problema de la producción cárnica es uno más de los tantos problemas que plantea este sistema llamado capitalismo productivista.

La foto que encabeza este artículo es una muestra de ello: Benidorm en 1950 era un pueblo pescador con encanto, pero el ladrillo, la especulación y “el hijo tonto” que nos dejó el dictador Francisco Franco, han convertido un lugar de bonitas playas, costas vírgenes y numerosos lugares con encanto, en meros reclamos turísticos donde propios y extraños brindan con cócteles o tinto de verano en favor de la esquilmación de nuestro territorio.

Podemos gritar a los cuatro vientos ese lema tan recurrente de “estamos a tiempo”, el tema es que para estar a tiempo toca cambiar desde la raíz, lo cual supone decir adiós a la forma que tenemos de concebir el turismo. No vale simplemente con marcar una cuota al turismo, necesitamos limitar radicalmente el número de alojamientos por municipios, reconceptualizar los movimientos estivales y demoler aberraciones urbanísticas que solamente se sostienen fruto de la especulación pasada y el destrozo de nuestras costas y litorales.

Seguramente la solución viene a ser la misma de siempre, reeducar para no pensar que el gastarse “mucha lana” y viajar al otro lado del globo conlleva la felicidad y el clímax terrenal. Del mismo modo que irse a Benidorm, Cullera o Mallorca, todas estas zonas con gran estrés hídrico, tampoco supone una salida viable en la que llevar a cabo nuestras vacaciones. Debemos preguntar a nuestros abuelos y abuelas como pasaban sus veranos, y muy seguramente esta pregunta podría conllevar una lección de humildad para esas generaciones que se cimientan en un arrogante “presentismo”. Con todo esto que digo soy consciente que lo que aquí se plantea es antipopular y duro, pero del mismo modo que debemos dejar de comer muchos “chuletones”, que no implica no comerlos sino reducir al máximo su consumo a situaciones especiales, igualmente debemos viajar de otra manera y qué duda cabe que según esta montada toda la industria turística, lo que necesitamos es un reset y empezar de nuevo a concebir cómo hacemos para disfrutar nuestras vacaciones.

Otro dato que pone los pelos de punta según el Diario de Cadiz es que Conil de la Frontera pasa en época estival de tener 20.000 habitantes a 50.000. Todo esto es una profunda sinrazón, la cual tenemos que revertir. No puede ser que estemos en contra de la turistificación del Casco Viejo de Iruña pero luego nos vayamos de vacaciones a Conil, o que cuestionemos lo que está sucediendo en San Juan de Gaztelugatxe pero que sin reparos pasemos las vacaciones en la costa catalana. Es hora de que esas críticas acertadas se apoyen en hechos fundamentados y que tengan como objetivo reequilibrar todos los territorios.

Este escrito solo aporta un puñado de ejemplos y los mismos podrían ser extrapolables a otros lugares o países. Ahora bien, el artículo no tiene solo como objetivo cuestionar el turismo transnacional, sino que el mismo plantea la necesidad de reinventar el turismo y los viajes por ocio, limitando el número de alojamientos por municipio, reconstruyendo los litorales mediterráneos y cómo no, luchando contra abominaciones urbanísticas como el Guggenheim de Urdabai y otros macro-proyectos del norte peninsular. Y es que tenemos que tener en cuenta que estos macro-proyectos se pronostican para toda la costa cantábrica, debido a la futura afluencia de turistas prevista para dentro de unas décadas consecuencia de las altas temperaturas y el estrés hídrico insostenible que sufrirán en toda la Costa Mediterránea y en Andalucía. Hechos que harán imposible el turismo en estas latitudes, todo ello generado por el cambio climático. En nuestro tejado queda la pelota, solo nos queda botarla y lanzarla para generar otros paradigmas más ecosociales y menos dependientes del turismo extractivista.

Iruñea, 15 de julio de 2021.

Leave a comment

Filed under Uncategorized

DECRECER O MORIR. HACIA OTRO MODELO DE SOCIEDAD ECOSOCIAL Y CONFEDERAL EN EUSKAL HERRIAK: “HITZ KOMUNALA”

Compilación de textos del blog El Rincón de Martinico/ Martinikoren Txokoa

Compilación de textos de El Rincón de Martinico/ Martinikoren Txokoa sobre decrecimiento, confederalismo ecosocial y la necesidad que tenemos de articular una red de consumo y de producción en Euskal Herriak, que nos permita perseguir la independencia integral, es decir, promover la articulación de un conjunto de soberanías en materia ecológica, alimentaria, laboral, social, y por supuesto, política, que nos emancipen a su vez de las estructuras verticales, al igual que de las prácticas económicas que son depredadoras de nuestro medio ambiente.

La compilación de textos podría entenderse también como un resumen de lo que simboliza el libro: “Ecologismo Integral”, identidades, justicia social y decrecimiento. Eso sí, algunos textos de los que aquí se exponen son posteriores a la publicación del libro.

Vivimos un contexto socio-político en Euskal Herriak donde parece que las soluciones son duales para esta tierra: o bien por un lado, se recurre a un relato historicista anclado en reyes y regentes para reclamar soberanía para este país, o bien por otro lado, dicha solución se proyecta desde el marxismo clásico y en base a modelos productivos que ya fracasaron en el pasado y que no tienen en cuenta, la grave crisis ecológica que vivimos en el presente. Por todo ello, lo que aquí se expone es una propuesta que pretende ofrecer para Euskal Herriak un modelo político alternativo donde la soberanía alimentaria-basada en el km0-, la micropolítica, la desprofesionalización de la misma y la teoría ecosocial, combinadas con las ideas libertarias y comunitaristas, se hibriden con el objetivo de construir un futuro para los pueblos vascos desde la justicia norte-sur. Justicia que solo será posible si aplicamos un modelo más frugal, menos consumista y enraizado en el decrecimiento. Desde Tutera a Encartaciones construir la revuelta ecosocial, libertaria y feminista. Sea como fuere, y aunque el proyecto al basarse en las bio-regiones está destinado para Euskal Herriak, el mismo nace con la voluntad de impregnar a otros territorios del Estado español desde la fraternidad y el internacionalismo.

Iruñea (Nafarroa), 9 de junio de 2021

EKOLOGIATIK HERRIA ERAIKITZEA, NEKAZARITZA ETA ABELTZAINTZATIK BURUJABETZA ERAIKITZEA, AZKEN BATEAN, IRAGANA GALDUKO EZ DUEN BAINA ETORKIZUNARI BEGIRA JARRIKO DEN NAFARROA BERDE, FEMINISTA ETA KULTURALA ERAIKITZEA, KOLAPSO KLIMATIKOKO TESTUINGURU BATEAN.

O DECRECIMIENTO DE LA IZQUIERDA O EXTREMA DERECHA

Migraciones forzosas, crisis socio-económica y sociedad de consumo

Pues bien, todo este caldo de cultivo en la parte oriental del Mediterráneo con migrantes que proceden principalmente de Siria o países colidantes, se suma a las migraciones forzosas que también se dan en la parte occidental de este mismo mar, las cuales, sociológicamente se diferencian de las del otro extremo por ser mayoritariamente de personas del norte de África o subsaharianas.

Este primer fotograma de la crisis migratoria que se da en el sur de Europa tiene su réplica en el resto de lo que llamamos Occidente, tanto en Australia y Nueva Zelanda, como en Norte América y Canada, en otras palabras, el diagnóstico es nítido y sencillo, las personas que no tienen futuro en los países del sur huyen forzosamente a los países del norte. Mundo occidental, que de la mano de sus multinacionales y gobiernos, defienden un modelo socio-económico que expolia los países del sur y machaca a su población, enviándola a la precariedad más absoluta y obligándola en último término, a buscarse la vida en otras latitudes del norte del planeta.

Mientras tanto, la extrema derecha mediante un discurso falaz consigue adeptos dentro de la clase trabajadora de los países del norte. Una clase trabajadora, que cada vez es golpeada más fuertemente por la precariedad y que ve mermar progresivamente sus condiciones materiales, en un mundo, que mediante la publicidad y la sociedad de consumo, construye un relato donde siempre se aspira a tener más, porque desde esa perversa lógica, disponer de más y más nos proporcionara más y más felicidad. Error grave, que solo genera frustración, ansiedad y en el último paso, medicación de por vida para aguantar un mundo boraz y nada compasivo con las que menos tienen.

Ante este panorama, creo que la izquierda tiene la clave para poder contestar dialécticamente a la extrema derecha, y ese discurso desde mi punto de vista, pasa por ser honesto, claro y poco populista . Un discurso, que debe de decir alto y claro que no podemos vivir como hasta ahora, y sí, eso implica que hay que renunciar a cosas y abrocharse el cinturón por mucho que nos moleste y nos genere rechazo dicha idea.

Es decir, viajar menos en avión, comer menos carne o pescado, consumir menos bienes materiales, en definitiva, llevar una vida más frugal y sencilla, entendiendo, la simplicidad voluntaria como herramienta de transformación social. Solo así, podremos presionar como consumidores y trabajadoras organizadas a gobiernos y grandes capitales, para que dejen de expoliar a los países del sur y a sus gentes.

Todo ello, con el claro objetivo de evitar las migraciones forzosas, ya que es un hecho, que los pueblos del norte no pueden asumir flujos migratorios constantes y masivos que impliquen ,por dicha situación, el vaciamiento progresivo de los países del sur. Con esto lo que quiero decir, es que el capitalismo no es reformable ni asumible, por eso mismo, no podemos aceptar que la gente anhele vivir bajo un sistema que lo que se debe es destruir por injusto, desigual y antipersonas, diciendo a renglón seguido, que el sistema neoliberal si algo tiene, es que es profundamente interracial pero tozudamente discriminatorio con las más vulnerables .

Es fundamental entender como ya esbozaba en el anterior párrafo, que no podemos vivir bajo el sistema capitalista 7.000 millones de personas, esto, sin contar con las estimaciones que suben a más millones dicha cifra. Por ello, nos enfrentamos a dos escenarios posibles, o victoria definitiva a nivel discursivo y hegemónico de la extrema derecha en Europa, o por otro lado, la aceptación por parte de la izquierda de que no se puede retornar a un sistema de “bienestar” ligado al consumo masivo, a las vacaciones transnacionales o la ganadería o agricultura intensivas. Lo que planeto en este artículo de opinión, no es politíticamente correcto, no es atractivo ni deseado por gran parte de la izquierda sociológica, pero será eso, o ecofascismo, sociedades militarizadas, crisis climática irreversible o intolerancia desbocada. Es y será nuestra opción o cambiar o colapsar.

Iruñea, 2 de Marzo de 2020

¿COMO ARTICULAR EL CONFEDERALISMO ECOSOCIAL EN EL ESTADO ESPAÑOL?

De los pies a la cabeza para prevenir gigantes con pies de barro

Texto reeditado sobre teoría, práctica y posibilidades de la aplicación del Confederalismo Ecosocial en el Estado Español.

Nuestra historia pasada junto con la más reciente, nos invita a analizar y a teorizar sobre formas económicas, sociales y de organización política alejadas de las actuales.

Lo ocurrido en la Unión Soviética, las diferentes revoluciones marxistas en Sudamérica, la trayectoria política y estratégica de los partidos comunistas occidentales y no occidentales, junto con el fracaso de fórmulas mixtas como Syriza, nos sitúa en un contexto perfecto para articular alternativas al capitalismo desde otras ópticas.

Estas alternativas, deben partir a mi entender desde estructuras cercanas y de firme carácter asambleario; estas estructuras deben ser municipales y muncipalistas, es decir, deben entender la acción política desde parámetros locales y comarcales, enfocando la acción política en la coyuntura global.

Son varias las referencias tanto estatales como internacionales que nos ofrecen muletas en las que apoyarnos en cuanto a modelos político-organizativos post-capitalistas; por ejemplo, a nivel estatal podemos hablar de la gestión colectiva de terrenos ( dehesas boyales) o del concejo abierto. Ahora bien, si abrimos el mapa y miramos al horizonte internacional, encontraríamos referentes como los caracoles zapatistas o el confederalismo democrático kurdo, es este último concepto que bebe de la ecología social una alternativa que sintetiza todo lo anterior como significante, y que se encuentra abierto como significado a seguir creciendo cualitativamente; me explico, el confederalismo democrático es un concepto permeable que se nutre de las ideas libertarias y decrecentistas ,siendo capaz de cohabitar él mismo, con movimientos post-petróleo como el de transición ,al igual, que con corrientes marxistas no autoritarias que rompen con conceptos como el del “partido único”o el de el “estado orgánico”; por todo lo anteriormente enunciado, es importante articular un modelo

similar adaptado a la realidad de cada lugar pero con un germen o estructura extrapolable a nivel mundial, a mi modo de ver, el Confederalismo ecosocial es un proyecto holístico e integral que contiene un ADN comunitario ,pero que puede a su vez, adaptarse a las diferentes realidades culturales, siendo consciente dicho proyecto político de la situación ambiental actual, al igual, que de la herencia y presente de las luchas obreras y el socialismo libertario.

Es bastante importante mencionar que el confederalismo ecosocial y libertario no rehúsa de las estructuras organizativas, si no que lo que pretende por el contrario, es la “horizontalización de las mismas, rompiendo, con la burocratización y verticalidad que nos impone el Estado-Nación actual.

Posibilidades del Confederalismo ecosocial en el Estado Español; teoría y práctica

Obvio es que de la teoría a la práctica hay un gran trecho, y este trecho de lo teórico a lo práctico, es en lo que más han fallado las alternativas no capitalistas contrarias al marxismo autoritario. Por ello, en estas líneas intentaré esbozar de manera sencilla y muy sintética, en que consistiría la aplicación de la propuesta que representa el confederalismo ecosocial para los pueblos del Estado español.

Lo positivo y singular del confederalismo ecosocial es que no es una receta genérica que no tenga en cuenta la idiosincrasia de los pueblos, si no que por el contrario, es una alternativa política, social y económica que se puede aplicar desde diferentes escenarios, escenarios, que se pueden complementar si se dan las circunstancias oportunas .

El municipalismo libertario y autónomo es una herramienta fundamental con la que podemos plantear la construcción de un contra-poder que se enfrente a las estructuras municipales estatales; esta estrategia, tendría por objetivo difundir la causa ecosocial, además, de trabajar por la “horizontalización” de las estructuras político-sociales para la toma de decisiones, promoviendo la autoorganización popular y el asociacionismo autogestionado e independiente de los partidos políticos y sus estructuras jerárquicas, todo ello, mediante la creación de Centros Sociales de Participación popular.

No debemos de olvidar que desde el municipio en sus diferentes contextos, épocas y fórmulas se gestaron revoluciones sociales como la de los Comuneros de Castilla o la de los artesanos de Lieja.

Por último y no menos importante, la aceptación por parte del grueso de la izquierda abertzale del proyecto socialdemócrata y “europeista”- junto con su ausencia de renovación teórica-, el fracaso de Podemos y sus Candidaturas ciudadanas  como alternativas reales para un cambio estructural e integral  ,sumado, al descalabro que ha supuesto la apuesta de la CUP de desestabilizar lo hegemónico desde dentro de las instituciones catalanas, genera el caldo de cultivo perfecto para la presentación y aplicación de otros proyectos político-sociales que planteen una ruptura con el capitalismo y el Estado-nación, contextualizando el momento y la situación que vive el sur de Europa y la sociedad de sociedades que conviven en el Estado Español; el Confederalismo ecosocial es una propuesta de libre adhesión que se organizaría en torno a bio-regiones, por lo tanto, serían sus sujetos los que eligirían el tipo y la forma de relacionarse con el resto de comunidades humanas, este hecho significa por lo tanto, que  la propuesta que aquí se esboza es aplicable desde el minuto uno y no debe, si así se desea, ceñirse a los marcos actuales de los Estados-Naciones, pongo un ejemplo claro a continuación; es lógico y de sentido común, que las bio-regiones de Catalunya y Euskal Herriak compartan proyectos comunes con aquellas comunidades humanas que ligadas cultural e históricamente a los territorios anteriores, se encuentran a día de hoy, bajo la administración del Estado Francés.

Dicho lo anterior, el anhelo del proyecto Confederal y ecosocial ha de ser la conformación de una red de redes de fraternidad y apoyo entre los diferentes pueblos del planeta, que duda cabe, que la proximidad es fundamental en ámbitos como el comercio o la gestión política, siendo conscientes, de que la realidad ambiental nos emplaza a un “decrecimiento en positivo” de todas las estructuras humanas.

Otros ejemplos prácticos para la construcción de la filosofía confederal-ecolibertaria pueden ser los siguientes: la creación de asociaciones vecinales de carácter crítico que no se encuentren vinculadas con las estructuras estatales, los huertos urbanos de gestión colectiva, los centros sociales autogestionados, las plataformas civiles en favor de los derechos sociales, el trabajo y la labor que llevan a cabo sindicatos y proyectos políticos rupturistas a nivel estatal, y sobre todo y muy importante, la creación de una estructura de consumidoras/es y productoras/es de bienes y servicios que se encargue de presentar una alternativa al ocio y comercio capitalista, y que por lo tanto, genere una campaña de desobediencia económica y boikot a las grandes superficies, dicha realidad conllevaría la creación de una serie de puestos de trabajo que consolidarían una economía circular y ecosocial, la misma y como es obvio, al margen de la capital productivista.

En fin, esto no es más que un pequeño boceto de lo que puede ser un bonito cuadro que pintemos desde abajo entre todas y para todos.

La única manera de presentar una alternativa a la verticalidad y centralización de los Estados-Naciones radica en la construcción de una alternativa rupturista y a la vez pragmática, desde abajo y con la ecología social como punta de lanza; “La mayor virtud de un agente de cambio reside en la paciencia y el tesón”

¿POR QUÉ ES NECESARIA UNA RED POPULAR DECRECENTISTA?

Por la construcción de un modelo socioeconómico de justicia norte-sur que frene a la extrema derecha y ofrezca soluciones a las migraciones forzosas 

Los últimos acontecimientos que estamos viviendo en Ceuta nos indican y nos ponen sobre la mesa que son cientos de miles, por no decir millones, las personas que si pudieran y no hubiese controles en la frontera norte de Marruecos, intentarían cruzar hacia el Estado español como punto de partida hacia su viaje europeo. Sea como fuere, el modo de vida occidental y de algunos países asiáticos ha tocado más que techo. El crecimiento insostenible ha llegado a unos índices de casi no retorno, donde la falta de criterios ecológicos en la planificación económica, el neocolonialismo empresarial o la injusta demografía de los países del norte- la cual concentra a la mayoría de las personas en ciudades-, nos han llevado a un contexto de colapso presente que, o comenzamos a cuestionar abiertamente, o lo que nos espera será el asentamiento de la extrema derecha y de las sociedades militarizadas, es decir, del ecofascismo. 

La ausencia del prisma ecológico en el tema migratorio, al igual que la nula franqueza y honestidad en las posibles soluciones por parte de la izquierda, o la también recurrente negación sistemática de la pérdida de privilegios de los ciudadanos del norte opulento, coloca a la izquierda socialdemócrata en una posición poco favorable frente a la población, situando en contraposición a la extrema derecha con un discurso falaz, tramposo y mezquino, como un sujeto político válido y eficiente, que pondrá a los españoles primero preservando su nivel de vida y de consumo. Lo cual implica de facto, y hay que decirlo, la condena a la miseria de millones de personas en los países del sur global. 

La pérdida de fuelle de la izquierda en Francia, Italia y Alemania, son solamente la precuela de lo que sucederá en el Estado español, donde si aún no ha sucedido algo similar, es por la baja migración que vive en nuestro Estado, en comparación con otros estados europeos, al igual, que por el conflicto centro-periferia que mantiene el Estado español con Catalunya y Euskal Herria. 

El panorama futuro es complicado y está lleno de nubes negras y si lo está, no es por el hecho de que no existan soluciones, sino porque las soluciones se encuentran enraizadas en que en los países del norte decidamos vivir mejor con menos: reducir los viajes contaminantes, consumir menos carne o pescado, o algo tan sencillo como aplicar en nuestro territorio una movilidad más sostenible. Dos ejemplos de esto último podrían ser: 

1) Sustituir el transporte de mercancías por carretera por el ferroviario. 

2) Promover la movilidad en transportes públicos eléctricos en las ciudades o en vehículo privado sin estrés (la bicicleta). 

Es indispensable en todo este proceso que nuestro papel emancipatorio conlleve la creación de nuevos modelos laborales donde el empresariado no “corte el bacalao”. Uno de los objetivos del decrecimiento es acabar con las grandes fortunas y con la acumulación de capital por parte de unos pocos. Por lo que en este punto del manifiesto es cuando más correcto sería decir eso de: “la ecología sin lucha de clases es jardinería”, al igual que (y esto lo añado yo) “la lucha de clases sin ecología es paleontología”. En este sentido, y no pretendo detenerme mucho en este punto, el decrecimiento propondría un modelo laboral mutualista y colectivizado, donde los y las trabajadoras tendrán en su mano la gestión y control de los medios de producción. 

Por otro lado, uno de los bulos a los que más nos tenemos que enfrentar es cómo nos venden que existe una “España vaciada”, cuando la realidad no es que exista un Estado español “vaciado”, sino más bien un territorio mal repartido. Un ejemplo de ello, y no hablamos de Soria, León o Palencia, es cómo la densidad de población de la Comunidad de Madrid se encuentra en los 880 habitantes por km2, mientras que Navarra tiene una densidad de población de 63 habitantes por km2. 

Muchos me dirán que esto tiene que ver con la eficiencia logística o con la economía, ante lo cual no me queda más remedio que aseverar que un modelo económico de desarrollo productivista no es sustentable para nuestro territorio, y mucho menos extrapolable al resto de pueblos del mundo. A continuación ofrezco un mapa sobre la situación y el desequilibrio demográfico en el Estado español: 

Fuente de la imagen: El Orden Mundial. 

Este es un texto que pretende generar un debate que ahonde en la necesidad que tenemos como sociedad de decrecer, de generar una economía basada en el bien común, la ecología y los cuidados. Nuestro territorio nos lo demanda, de la misma manera que el contexto de crisis migratorias forzosas, explotación de los recursos naturales de los países del sur y recientemente de auge de la extrema derecha en Europa, nos indican que es más necesario que nunca la conformación de una red popular en favor del decrecimiento, que inste a los agentes políticos, sociales y sindicales de los diferentes pueblos del Estado español a caminar hacia una vía decrecentista, con el objetivo de evitar el colapso y anular a la extrema derecha populista. Por otro lado, en esta temática que nos ocupa, es imprescindible tener en cuenta el Índice de Desarrollo Humano. Ya que el mismo no tiene solo en cuenta la renta media per cápita, sino que además, valora también otros factores como pueden ser la escolarización o la esperanza de vida. A continuación tenemos un gráfico sobre el Índice de Desarrollo Humano, en el cual, de 189 países el Estado español aparece en el puesto número 25.

Fuente de la imagen: https://www1.undp.org/ 

A colación de este gráfico, podemos apreciar las diferentes posiciones que ocupan los diversos países en la lista, como es habitual, los países nórdicos encabezan la lista, seguidos del resto de países occidentales, Japón o Corea. Por poner un ejemplo concreto al respecto, podemos ver cómo los noruegos tienen una esperanza de vida al nacer de 81,3 años, un promedio de escolaridad de 12,6 años y su ingreso bruto per cápita ronda los 48.688 dólares. En Níger, en cambio, la esperanza de vida es de 55,1 años, su escolaridad promedio es de 1,4 años y su ingreso bruto per cápita es de 701 dólares. 

Otros datos en la línea, que en este caso nos aporta el economista serbo-estadounidense Branko Milanovic, ponen sobre la mesa como los daneses más pobres- como grupo- son más ricos que los más ricos de Uganda. El mismo autor nos explica cómo un impactante 80% de la población en Costa de Marfil vive por debajo del umbral de la pobreza española. Por lo tanto, concluye que si este 80% de los marfileños se fuera a España, los mismos saldrían ganando- incluso aunque solo fuera para unirse al grupo de los españoles pobres-. Por último, Milanovic acaba toda esta reflexión con algo que bien podría ser un eslogan y que dice lo siguiente: o los países pobres se enriquecen, o los pobres tendrán que mudarse a los países ricos. 

Estos desequilibrios galopantes son la causa de las migraciones forzosas que se dan de los países del sur al norte opulento. Como diría Ted Trainer en su libro “La vía de la simplicidad”: En una economía de crecimiento cero sólo podría eliminarse la pobreza por medio de la distribución de la riqueza y del poder, tanto dentro de los países como a nivel internacional. Entre otras cosas, esto requeriría permitir al Tercer Mundo el acceso y el control de sus propios recursos, los cuales son suficientes para proporcionar una calidad de vida digna, pero que en la actualidad, son succionados hacia otros lugares lejanos por medio del desarrollo. 

Es en este punto es menester recordar y enfrentarse al mensaje falaz de Abascal y los suyos, a las misivas de odio de estos patriotas de pandereta que en realidad, por mucho que digan con la “boca grande” mensajes nacional-populistas, no dejan de ser unos ultra-liberales. Los que con su hoja de ruta económica, y es importante mencionarlo, facilitan la explotación de los países del sur y condenan a sus habitantes a las migraciones forzosas. No es mejor, sino peor o igual de indignante el mensaje que propaga España 2000, los fascistas del siglo XXI. Partido nacional-socialista que con un proyecto “obrerista” y de prioridad nacional, intenta confrontar a la sociedad y sentar las bases para construir un “nazismo a la mediterránea”. Por ello, nosotros y nosotras, las personas de izquierdas y antifascistas, estamos en la obligación de armar un discurso que cuestione el liberalismo anclado en el crecimiento infinito, pero también, el ecofascismo delirante que plantean los nazis españoles. 

Por lo tanto, este manifiesto pone sobre el tablero la necesidad que tenemos de emplear todos los medios necesarios (revistas, podcasts, páginas web, asambleas, etc) para construir el camino hacia el decrecimiento y la justicia norte-sur. Este es un trayecto necesario a la par que complicado, donde deberemos de hacer uso de una caja de herramientas con la que podamos empezar la construcción de esa casa comunitaria, en la cual podamos convivir todos los pueblos desde el respeto por el planeta y la justicia norte-sur. 

¿Empezamos? 

Iruñea (Nafarroa), 20 de Mayo de 2021.

ALEGATO PARA LA CONVOCATORIA DE UN CONGRESO QUE INCIDA EN LA CREACIÓN DE UNA ECORED LABORAL Y DE CONSUMO EN EUSKAL HERRIA

En pleno siglo XXI y siendo conscientes de las diferentes crisis sistémicas que vivimos en su seno, es más que necesaria la apuesta por la teoría del decrecimiento. Una teoría, que lo que nos viene a indicar es algo tan sencillo como que no puede existir un crecimiento infinito en un planeta finito. Afirmación que parece evidente, pero que a día de hoy ni siquiera la acepta una gran parte de la izquierda. Del mismo modo, este nuevo contexto ha de ir acompañado de la creación de unas redes de consumo y de producción que permitan construir una soberanía en materia económica para los pueblos que componen los siete herrialdes del país; sin independencia económica es imposible conseguir una independencia política. Igualmente, es importante destacar que esta propuesta pretende ser un buque salvavidas en materias como la vivienda o la salud. Por último y no menos importante, es fundamental recalcar la necesidad que existe de poder proveer a los y las vascas de una política integral en materia de cuidados.

Actualmente empezamos a entender, más aún si cabe, que tener el poder político en un Estado, un Ayuntamiento o un herrialde concreto, no significa de ninguna manera tener la capacidad de poder generar alternativas de vida no capitalistas para las gentes que viven bajo dichas demarcaciones territoriales. Por ello, este texto pretende ser una modesta aportación para la convocatoria de un congreso que tenga como objetivo el debate de ¿Cómo? y ¿De qué manera? podemos construir una red de redes que tenga como meta la construcción de empleo y servicios esenciales que permitan generar soberanía e independencia para las clases populares vascas- cuando hablo de clases populares vascas hago referencia al concepto que popularizó David Graeber en su libro “Somos el 99%”-. Es imprescindible destacar en este punto, que la transición ecosocial es fundamental en el nuevo marco de relaciones que ha de tener el pueblo trabajador vasco con su entorno natural.

En la historia moderna en multitud de ocasiones se ha pretendido buscar la independencia de un pueblo concreto mediante la toma del poder, una toma del poder que conlleva de facto la construcción de un nuevo Estado con su aparato burocrático, represivo, etc. Pues bien, este texto lo que intenta plantear es que siguiendo la estela del movimiento de liberación kurdo, Euskal Herria se construya a sí misma desde el contrapoder y la soberanía económica. Una soberanía económica que derivará en el resto de soberanías que completan ese puzle que algunas nos empeñamos en llamar “independentzia osoa”.

La crisis climática, la del COVID-19, la de las personas refugiadas, la económica. Todas ellas, necesitan de una respuesta por parte del pueblo trabajador vasco que no solamente de sus representantes políticos en las instituciones estatales españolas. Unas “instituciones”, que como se ha demostrado en Catalunya poco recorrido tienen cuando lo que se pretende trazar es una hoja de ruta independentista. Cabe destacar, que sin un solo acto de violencia física, los y las políticas catalanas que llevaron a cabo ese camino han acabado presas o exiliadas. Lo cual denota que el camino no consiste en intentar construir tu propio proyecto político dentro de los márgenes “institucionales” y legales que te da el Estado español, sino más bien, la estrategia ha de ir más ligada a la experimentación de nuevas fórmulas que desborden su propio relato. Como estamos viendo recientemente, el Régimen del 78 solo pactará con fuerzas soberanistas si dichos acuerdos no ponen en riesgo ni la unidad nacional ni estamentos como la monarquía o el ejército ¿Para qué negociar migajas de su pan cuando podemos fabricar nuestra propia hogaza?

A todo esto, eslóganes pasados tan recurrentes como Independentzia eta Sozialismoa han quedado en agua de borrajas para aquellos y aquellas que ahora se empeñan en aplicar las tesis socialdemócratas y “esquerristas” dentro del movimiento abertzale. Mismo contexto en el cual el Estado español por su parte, emplea toda su maquinaria de jueces y fiscales con el objetivo de no ceder ni un ápice de libertad a los pueblos del Estado. Por no hablar de que además de aplicar una legalidad que bochornosamente beneficia a los ricos y empobrece a los y las trabajadoras, su estrategia política a la hora de abordar el conflicto vasco se basa en la venganza y en la represión, ya no solo contra los y las presas políticas vascas, sino también, contra todos aquellos que muestren un mínimo de solidaridad o de disenso con el relato oficial.

Como bien decía un eslogan pasado, pero muy reciente,” vasco o vasca es toda aquella persona que trabaja y vive en esta tierra”, y por ello, es hora de trasladar esa pluralidad a la palestra política sin olvidar la historia colectiva de este pueblo. Una historia que algunas queremos ligar a prácticas cómo el Auzolan o el Herri Batzarre. Elementos de gestión política, que no debemos de idealizar ciegamente, pero sí tener en cuenta, ya que suponen el hilo perfecto del que tirar para tejer realidades diferentes a las hegemónicas. Estos dos componentes encierran en su ADN elementos que van desde el apoyo mutuo a la democracia directa. Hechos de práctica e historia política colectiva que definen el talante de un pueblo que se niega a dejar de existir y que en plena ola neoliberal, ha preferido agarrarse al freno de la cultura popular y de su pasado como nación histórica del viejo continente.

No será este un manifiesto que pretenda ensalzar la territorialidad de este país desde la lupa histórica, ya que independientemente de los cientos o miles de años que tenga este pueblo, lo que importa – como decía David Fernández-, no son los años que tiene una nación, sino que por el contrario, lo que marca la realidad sociológica de un pueblo es cuánta gente se identifica con el mismo en un contexto histórico determinado, y qué duda cabe, de que Euskal Herria es una nación a día de hoy para una gran mayoría de los y las vascas.

Una vez dicho esto, este texto lo que también plantea es subdividir esa futura red de redes en las diferentes sub-bioregiones que componen el país, con la intención de brindar un trabajo y unos servicios a la población de los diferentes herrialdes desde ópticas ecosociales y feministas.

¿A quién está dedicado este texto?

A todas aquellas personas que se sientan abertzales, ecologistas, feministas, socialistas, libertarias. En definitiva, a esa izquierda vasca que anhela la construcción de un marco propio para Euskal Herria desde lógicas no desarrollistas y anticapitalistas. De igual modo, este es un alegato que lo que pretende es unir, en la medida de lo posible, a todas aquellas personas y colectivos que estén trabajando en la construcción de proyectos de economía social, luchas  antidesarrollistas, feministas, etc. O sea, aquellos   movimientos sociales que además de trabajar en pro de estas temáticas, tengan la convicción de que cada pueblo tiene el derecho a poder autogobernarse como considere oportuno.

¿Qué se pretende?

Lo que se pretende es no depender del sin fin de bolsas de empleo que se encuentran supeditadas al incremento del PIB, a la economía productivista, y por lo tanto, a los grandes capitales.

¿Cómo lo hacemos?

Utilizando la creación de una organización -aún por determinar- como punto de encuentro para los diferentes colectivos o personas que muestren la voluntad de participar en esta iniciativa. Esta organización vendría a ser el marco jurídico para esa futura red laboral y de consumo. La misma se establecería, con la vocación de poder “protegerse” frente a las futuras embestidas que puedan llevar a cabo los Estados español y francés.

¿De qué manera gestionamos dicha organización?

Teniendo en cuenta nuestra posición geopolítica y salvando las distancias, podríamos intentar llevar a cabo la aplicación del Confederalismo Democrático kurdo en Euskal Herria. Es decir, generaríamos un contrapoder al Estado español que coordinaríamos de cara para dentro como una institución asamblearia y horizontal y de cara para fuera, como una organización completamente legítima dentro de los márgenes que los propios Estados Nación “brindan” a la sociedad actual para organizarse.

¿Con qué objetivo?

Utilizar las brechas que nos brinda el Estado Nación para construir la independencia de Euskal Herria, aquí y ahora, y no nos engañemos, la independencia comienza cuando nuestros estómagos están llenos y nuestras necesidades básicas cubiertas.

En Nafarroa (EH) a 15 de Noviembre de 2020

LURRA TA ASKATASUNA!



Leave a comment

Filed under Uncategorized

¿POR QUÉ ES NECESARIA UNA RED POPULAR DECRECENTISTA?

Fuente de la imagen: Ecología Política

Por la construcción de un modelo socioeconómico de justicia norte-sur que frene a la extrema derecha y ofrezca soluciones a las migraciones forzosas 

Los últimos acontecimientos que estamos viviendo en Ceuta nos indican y nos ponen sobre la mesa que son cientos de miles, por no decir millones, las personas que si pudieran y no hubiese controles en la frontera norte de Marruecos, intentarían cruzar hacia el Estado español como punto de partida hacia su viaje europeo. Sea como fuere, el modo de vida occidental y de algunos países asiáticos ha tocado más que techo. El crecimiento insostenible ha llegado a unos índices de casi no retorno, donde la falta de criterios ecológicos en la planificación económica, el neocolonialismo empresarial o la injusta demografía de los países del norte- la cual concentra a la mayoría de las personas en ciudades-, nos han llevado a un contexto de colapso presente que, o comenzamos a cuestionar abiertamente, o lo que nos espera será el asentamiento de la extrema derecha y de las sociedades militarizadas, es decir, del ecofascismo. 

La ausencia del prisma ecológico en el tema migratorio, al igual que la nula franqueza y honestidad en las posibles soluciones por parte de la izquierda, o la también recurrente negación sistemática de la pérdida de privilegios de los ciudadanos del norte opulento, coloca a la izquierda socialdemócrata en una posición poco favorable frente a la población, situando en contraposición a la extrema derecha con un discurso falaz, tramposo y mezquino, como un sujeto político válido y eficiente, que pondrá a los españoles primero preservando su nivel de vida y de consumo. Lo cual implica de facto, y hay que decirlo, la condena a la miseria de millones de personas en los países del sur global. 

La pérdida de fuelle de la izquierda en Francia, Italia y Alemania, son solamente la precuela de lo que sucederá en el Estado español, donde si aún no ha sucedido algo similar, es por la baja migración que vive en nuestro Estado, en comparación con otros estados europeos, al igual, que por el conflicto centro-periferia que mantiene el Estado español con Catalunya y Euskal Herria. 

El panorama futuro es complicado y está lleno de nubes negras y si lo está, no es por el hecho de que no existan soluciones, sino porque las soluciones se encuentran enraizadas en que en los países del norte decidamos vivir mejor con menos: reducir los viajes contaminantes, consumir menos carne o pescado, o algo tan sencillo como aplicar en nuestro territorio una movilidad más sostenible. Dos ejemplos de esto último podrían ser: 

1) Sustituir el transporte de mercancías por carretera por el ferroviario. 

2) Promover la movilidad en transportes públicos eléctricos en las ciudades o en vehículo privado sin estrés (la bicicleta). 

Es indispensable en todo este proceso que nuestro papel emancipatorio conlleve la creación de nuevos modelos laborales donde el empresariado no “corte el bacalao”. Uno de los objetivos del decrecimiento es acabar con las grandes fortunas y con la acumulación de capital por parte de unos pocos. Por lo que en este punto del manifiesto es cuando más correcto sería decir eso de: “la ecología sin lucha de clases es jardinería”, al igual que (y esto lo añado yo) “la lucha de clases sin ecología es paleontología”. En este sentido, y no pretendo detenerme mucho en este punto, el decrecimiento propondría un modelo laboral mutualista y colectivizado, donde los y las trabajadoras tendrán en su mano la gestión y control de los medios de producción. 

Por otro lado, uno de los bulos a los que más nos tenemos que enfrentar es cómo nos venden que existe una “España vaciada”, cuando la realidad no es que exista un Estado español “vaciado”, sino más bien un territorio mal repartido. Un ejemplo de ello, y no hablamos de Soria, León o Palencia, es cómo la densidad de población de la Comunidad de Madrid se encuentra en los 880 habitantes por km2, mientras que Navarra tiene una densidad de población de 63 habitantes por km2. 

Muchos me dirán que esto tiene que ver con la eficiencia logística o con la economía, ante lo cual no me queda más remedio que aseverar que un modelo económico de desarrollo productivista no es sustentable para nuestro territorio, y mucho menos extrapolable al resto de pueblos del mundo. A continuación ofrezco un mapa sobre la situación y el desequilibrio demográfico en el Estado español: 

Fuente de la imagen: El Orden Mundial. 

Este es un texto que pretende generar un debate que ahonde en la necesidad que tenemos como sociedad de decrecer, de generar una economía basada en el bien común, la ecología y los cuidados. Nuestro territorio nos lo demanda, de la misma manera que el contexto de crisis migratorias forzosas, explotación de los recursos naturales de los países del sur y recientemente de auge de la extrema derecha en Europa, nos indican que es más necesario que nunca la conformación de una red popular en favor del decrecimiento, que inste a los agentes políticos, sociales y sindicales de los diferentes pueblos del Estado español a caminar hacia una vía decrecentista, con el objetivo de evitar el colapso y anular a la extrema derecha populista. Por otro lado, en esta temática que nos ocupa, es imprescindible tener en cuenta el Índice de Desarrollo Humano. Ya que el mismo no tiene solo en cuenta la renta media per cápita, sino que además, valora también otros factores como pueden ser la escolarización o la esperanza de vida. A continuación tenemos un gráfico sobre el Índice de Desarrollo Humano, en el cual, de 189 países el Estado español aparece en el puesto número 25.

Fuente de la imagen: https://www1.undp.org/ 

A colación de este gráfico, podemos apreciar las diferentes posiciones que ocupan los diversos países en la lista, como es habitual, los países nórdicos encabezan la lista, seguidos del resto de países occidentales, Japón o Corea. Por poner un ejemplo concreto al respecto, podemos ver cómo los noruegos tienen una esperanza de vida al nacer de 81,3 años, un promedio de escolaridad de 12,6 años y su ingreso bruto per cápita ronda los 48.688 dólares. En Níger, en cambio, la esperanza de vida es de 55,1 años, su escolaridad promedio es de 1,4 años y su ingreso bruto per cápita es de 701 dólares. 

Otros datos en la línea, que en este caso nos aporta el economista serbo-estadounidense Branko Milanovic, ponen sobre la mesa como los daneses más pobres- como grupo- son más ricos que los más ricos de Uganda. El mismo autor nos explica cómo un impactante 80% de la población en Costa de Marfil vive por debajo del umbral de la pobreza española. Por lo tanto, concluye que si este 80% de los marfileños se fuera a España, los mismos saldrían ganando- incluso aunque solo fuera para unirse al grupo de los españoles pobres-. Por último, Milanovic acaba toda esta reflexión con algo que bien podría ser un eslogan y que dice lo siguiente: o los países pobres se enriquecen, o los pobres tendrán que mudarse a los países ricos. 

Estos desequilibrios galopantes son la causa de las migraciones forzosas que se dan de los países del sur al norte opulento. Como diría Ted Trainer en su libro “La vía de la simplicidad”: En una economía de crecimiento cero sólo podría eliminarse la pobreza por medio de la distribución de la riqueza y del poder, tanto dentro de los países como a nivel internacional. Entre otras cosas, esto requeriría permitir al Tercer Mundo el acceso y el control de sus propios recursos, los cuales son suficientes para proporcionar una calidad de vida digna, pero que en la actualidad, son succionados hacia otros lugares lejanos por medio del desarrollo. 

Es en este punto es menester recordar y enfrentarse al mensaje falaz de Abascal y los suyos, a las misivas de odio de estos patriotas de pandereta que en realidad, por mucho que digan con la “boca grande” mensajes nacional-populistas, no dejan de ser unos ultra-liberales. Los que con su hoja de ruta económica, y es importante mencionarlo, facilitan la explotación de los países del sur y condenan a sus habitantes a las migraciones forzosas. No es mejor, sino peor o igual de indignante el mensaje que propaga España 2000, los fascistas del siglo XXI. Partido nacional-socialista que con un proyecto “obrerista” y de prioridad nacional, intenta confrontar a la sociedad y sentar las bases para construir un “nazismo a la mediterránea”. Por ello, nosotros y nosotras, las personas de izquierdas y antifascistas, estamos en la obligación de armar un discurso que cuestione el liberalismo anclado en el crecimiento infinito, pero también, el ecofascismo delirante que plantean los nazis españoles. 

Por lo tanto, este manifiesto pone sobre el tablero la necesidad que tenemos de emplear todos los medios necesarios (revistas, podcasts, páginas web, asambleas, etc) para construir el camino hacia el decrecimiento y la justicia norte-sur. Este es un trayecto necesario a la par que complicado, donde deberemos de hacer uso de una caja de herramientas con la que podamos empezar la construcción de esa casa comunitaria, en la cual podamos convivir todos los pueblos desde el respeto por el planeta y la justicia norte-sur. 

¿Empezamos? 

Iruñea (Nafarroa), 20 de Mayo de 2021.

Leave a comment

Filed under Uncategorized

LA SUBIDA Y BAJADA DE PODEMOS Y VOX, UN FENÓMENO ESPERABLE; REFLEXIONES LIBERTARIAS EN TORNO AL 4M

Estrategias de las élites económicas para que nada cambie y retornar al bipartidismo

Fuente de la imagen: Público

Que el empresariado maneja el “cotarro” no es ningún secreto y es que en mundo como el actual, tanto Florentino Pérez como Juan Roig tienen mucho más poder que el ex-presidente del gobierno Pablo Iglesias. Y no solo eso, sino que además, son ellas, las élites empresariales, aquellas que deciden de qué se habla y de qué no se habla en los medios de comunicación de masas. Tal poder, es lo que puso en su momento a Podemos en la cumbre y en el foco mediático, y ha sido ese mismo poder el que lo ha ido erosionando poco a poco hasta convertirlo en una fuerza poco determinante. Esto que digo se sustenta en la regresión de Podemos, que en las elecciones de 2016 accedió al Parlamento español como tercera fuerza con 3.2227.123 votos, los cuales le otorgaron 45 diputados/as. En cambio, en las elecciones de 2019 bajó al número de 35 parlamentarios/as. Por otra parte, en esas elecciones del 2019, el partido de la vicepresidenta Yolanda Díaz obtuvo el 12,97% de los votos, cifra que según la última encuesta del CIS en intención de voto, caería al 10,07%. Aunque es cierto y toca decirlo, que el partido morado ha registrado una ligera subida con respecto a los anteriores datos que les situaba en un 9,6% de los votos. En mi opinión, Podemos se dirige de forma progresiva a ocupar el espacio político que durante décadas ha ocupado IU en el panorama político estatal.

Algo similar a lo que ha sucedido con Podemos, ha ocurrido con VOX. Una fuerza política joven y prácticamente inexistente en el panorama político español, que a base de horas en las televisiones, radios y prensa, se ha convertido en unos pocos años en una fuerza importante en comunidades autónomas como Murcia, o ha llegado a irrumpir en el Parlamento español como tercera fuerza con 52 diputados en las elecciones de 2019. El hecho es, que esos mismos que auparon a VOX, le están dejando caer de culo, cuesta abajo y sin freno; estrategia que por cierto, también han llevado a cabo con el partido morado. El caso es que el foco mediático sobre los/as de Iglesias, su hipocresía ante diversas cuestiones políticas y la no-justicia española, han convertido a los/as anti-casta, en un decorado más de la democracia liberal española. Hecho que ha granjeado que muchos y muchas de sus seguidoras y votantes pierdan la esperanza en ellos/as por un lado, y por el otro, que los/as que les veían como una alternativa, con el paso de los años y tras distintas polémicas, les consideren menos centrados y serios que su antiguo voto de confianza: el del PSOE.

Por otra parte y si nos referimos a VOX, podemos afirmar que ese discurso rancio y retrógrado que siempre ha convencido a una parte del electorado del Partido Popular y que ha dado a los de Abascal tantos votos, parece que en la actualidad para muchos de esos “peperos” de toda la vida reconvertidos en liberales de extrema derecha, las formas y las meteduras de pata de los ultras empiezan a parecerles demasiado extremistas y “antidemocráticas”. Un ejemplo de la pérdida de fuelle de este partido, son las numerosas bajas que muchos de sus militantes han llevado a cabo. Sin ir más lejos, las 8 dimisiones que se han producido hace unas pocas semanas en VOX Badajoz, donde sus ex-militantes tachan a su antigua formación como un partido antidemocrático. Otro ejemplo que evidencia este relato es cómo en Madrid, el partido de Ortega Smith y Monasterio, el cual hace pocos meses se presentaba como una opción a la derecha del PP con la suficiente fuerza como para plantarle cara a los de Casado, según la última encuesta del CIS en la Comunidad de Madrid los ultraderechistas conseguirían un 9% de los votos, lo que les convierte en una fuerza NO determinante y los erige como la muleta en la que debería apoyarse el PP de Ayuso. Es decir, serían una fuerza residual con la que tendría que contar su “derechita cobarde” a cambio de unas migajas en cuanto a réditos políticos se refiere. Hecho similar ocurre con Podemos, el cual se ha convertido en el apoyo natural del PSOE, ya no solo a nivel nacional, sino también en los diferentes territorios de la España sociológica (excluyo de esta ecuación a Euskal Herria, Catalunya, Galiza y las Islas Canarias).

Que cada cual vote a quien quiera, es comprensible que la gente le esté dando vueltas al tema teniendo en cuenta todo el bombo que se le está dando al asunto. Eso sí, que la gente no se crea que votando va a parar el fascismo, o que el 4 de Mayo de 2021 se presentará el Frente Popular a las elecciones madrileñas de la mano de Iglesias y García. Madrid solamente será la tumba del fascismo y del liberalismo -esto último lo añado yo-, cuando nuestra península recupere una justa demografía, cuando pongamos freno a la precariedad y al alquiler abusivo o cuando se garantice una renta mínima, por poner un puñado de ejemplos de las reformas que necesita nuestro marco convivencial.

Al hilo de lo que comentaba anteriormente, siento decirles en este punto que dentro de este panorama capitalista, es imposible acometer las reformas que la región necesita para salir del lodo y caminar hacia la sustentabilidad. La historia es un hilo conductor del que debemos tirar, por eso, la traición de los verdes alemanes a sus principios tras los sucesivos pactos con el PSD alemán (partido socialista alemán), la mentira de Syriza frente a su pueblo que tras un NO en un Referéndum a los recortes de la Troika decidieron aplicar un SÍ, las concesiones de Podemos en su corta vida o las renuncias de Bildu ante las históricas reivindicaciones de la Izquierda Abertzale, ponen en evidencia que aunque uno/a quiera, dentro de este sistema no puede, y no puede porque mientras que la creación de empleo dependa del empresariado, no será posible promover ni aplicar ninguna reforma que ponga boca abajo y con los bolsillos abiertos a esos grandes capitales que manejan nuestras vidas.

Como acertadamente decía Ricardo Mella y parafraseaba Taibo en una entrevista: votad lo que estiméis conveniente la jornada de las elecciones, o absteneos, pero no olvidéis nunca que lo principal es lo que hacéis, con vuestra lucha, los 364 días restantes del año.

A día de hoy y pese a ser madrileño, no tengo derecho a voto en mi tierra ya que a todos los efectos soy ciudadano navarro, eso sí, aunque lo tuviera, creo que se me haría muy difícil votar a una gente que ha caído en la más burda hipocresía y que se ha convertido en todo aquello que despreciaban e iban a cambiar asaltando los cielos. Dicho esto, mostrar todo mi desprecio y rechazo a VOX, a esa ultraderecha liberal que busca criminalizar a una parte de nuestras vecinas por su orientación sexual, su procedencia o su ideología. Por todo ello y sin paños calientes, debo decir para cerrar este artículo: FUCK VOX.

Iruñea, 27 de Abril de 2021.

Leave a comment

Filed under Uncategorized

“NOMADLAND”: UNA FOTOGRAFÍA DE LA BARBARIE QUE REPRESENTA EL CAPITALISMO YANKI

Fuente de la imagen: El Cultural

Ayer me dejé caer por el cine y la verdad que, tal y como esperaba, la tan aclamada “Nomadland” cumplió mis expectativas y me dejó de todo menos indiferente, eso sí, conviene resaltar una serie de aspectos tras disfrutar de esta obra cinematográfica que seguramente perdurará en nuestras retinas como una de las mejores películas de la última década.

La cinta de Chloé Zhao basada en la novela de Jessica Bruder, pone sobre la mesa diferentes aspectos que merecen la pena ser tratados desde un punto de vista sociopolítico. La precariedad extrema, un ausente sistema de cobertura social, la atomización de la sociedad norteamericana o lo que supone vivir la vejez en un país que desecha a sus mayores, son algunos de los ingredientes de este despreciable menú que los liberales pretenden trasladar al sur de Europa.

Cierto es que las buenas películas te revuelven algo dentro y qué duda cabe que esta producción norteamericana me dejó una amarga sensación en la boca y un nudo en el estómago, que se hacen difíciles de describir si una no ha visto la película. Amargor, por la realidad tan jodida que viven muchos millones de norteamericanos sin una pensión de jubilación o un seguro médico, y un nudo en el estómago derivado de la impotencia que se siente al ver cómo, incluso una vez retratadas estas situaciones, la sociedad sigue durmiendo mecida por ese canalla llamado capitalismo.

Hay una imagen del principio de la película que podemos destacar por su fuerza simbólica: este personaje quebrado y precario encarnado por Frances McDormand debe buscarse su sustento trabajando a temporadas para el gigante Amazon. Desalentador es lo que uno presencia cuando analiza la fotografía de lo que está viendo y es consciente que casi todas las personas que se agolpan al principio de la cadena de producción, son mujeres y muchas de ellas de avanzada edad. Bienvenidas sean todas pues a este “sueño americano” que algunos tildamos de pesadilla y que deja en la cuneta a las más débiles y empobrecidas.

Habiendo visto la película, sería injusto no destacar que no todo es oscuro en este film. También podemos ver conatos de apoyo mutuo, solidaridad y organización comunal frente al abandono que ofrece un Estado esquelético en materia social y que se enorgullece cual macho alfa de ser el más poderoso y rico que se erige sobre la faz de la tierra. Sea como fuere, sorprendente me parece cómo este grupo de apoyo mutuo que aparece en el trabajo de Chloé Zaho con música de Ludovico Einaudi, se reúne en torno a una bandera norteamericana y es que, el cáncer del patriotismo yanki golpea con fuerza a esa white trash tan presente en los 108 minutos que dura la película.

La conclusión es clara y el antídoto evidente: si no queremos vernos como se ven esos millones de norteamericanos, debemos decir alto y claro que su capitalismo no funciona y que es hora de probar otras fórmulas sociales que permitan vivir con dignidad a todas las personas. Como comentaba hace unos días con un amigo y viendo como está el patio a nivel sociolaboral, o de aquí a unos años se inserta una Renta Básica Universal, o las clases populares no tendrán más remedio que tomar las calles repletas de rabia precaria y conciencia proletaria.

Recuerdo una canción de un ya maduro cantautor libertario, que decía y cito de memoria: “que no podemos permitir que ninguna muera sola” y es que el drama que viven muchas de nuestras mayores en Euskal Herria y en el conjunto del sur de Europa, las cuales se ven obligadas a perecer solas en sus casas, lo viven muchas norteamericanas de manera más drástica si cabe, en la carretera, sin una asistencia sanitaria y con una sociedad megalómana que las trata como auténtica basura. Por tanto, ¿cómo sorprendernos, cuando la policía quita la vida con total impunidad a ciudadanos afroamericanos como George Floyd?

Para terminar, me gustaría resaltar que no existe mayor Estado fallido que el norteamericano, y que antes o después, serán cientos de miles las estadounidenses que, guiadas por el espíritu imborrable de Occupy Wall Street, las enseñanzas del gran Graeber o la batuta firme del indomable Chomsky, se encargarán de hacer caer el Régimen del dólar. Porque no olvidemos, que no son malos los pueblos en su conjunto, sino que son los tiranos, la desinformación y la cruda represión, las que mantienen a algunos pueblos más dormidos que a otros, que aunque con cierta somnolencia, plantan un poquito más de cara a este sistema criminal y depredador que nos vemos obligados a tragar pese a tener arcadas diarias.

Pedro A. Moreno Ramiro

Iruñea, 13 de abril de 2021

Leave a comment

Filed under Uncategorized